ARCHIVADO EN:

La presencia de cargadores de móviles públicos en edificios y medios de transporte empieza a ser habitual, sobre todo en las grandes ciudades. La ‘amenaza’ constante de quedarse sin batería en el teléfono móvil, una herramienta indispensable, hade que muchas veces no se recuerden y se adopten las medidas de seguridad necesarias para evitar que alguien pueda tomar el control del terminal.

Por ello, la policía ha lanzado una serie de consejos con los que recomienda que no se cargue la batería del móvil en los conectores USB que se encuentran instalados en lugares públicos.

EL PELIGRO SON LOS HACKERS

El problema, según las autoridades, es que los hackers pueden haber tenido acceso al sistema del USB público y haber instalado un programa malicioso, de los conocidos malware. Y cuando una persona conecta su teléfono móvil al USB, el programa se puede instalar en su teléfono.

Esto puede dar acceso a los hackers al terminal telefónico y a todos los datos que en él se encuentran. El hecho de que cada vez más los teléfonos se usen como tarjetas de crédito o como medio de consulta de informaciones bancarias o personales es un arma de doble filo si no se toman las medidas de protección necesarias.

ALGUNOS CONSEJOS

Para evitar que un teléfono móvil se vea afectado por una intromisión indeseada, las fuerzas de seguridad aconsejan seguir una serie de recomendaciones que pondrán las cosas más difíciles de los cacos informáticos.

En primer lugar, teniendo en cuenta que un terminal telefónico es en la práctica un ordenador, protegerlo con un buen sistema antivirus capaz de detectar las intromisiones ajenas.

Además, en el caso de que, por obligación, se deba conectar a un USB público, no desbloquearlo mientras se carga.

Tampoco aprovechar esos momentos de tranquilidad durante la carga para entrar en páginas sensibles, como las de los bancos o las de las páginas de compra online en las que se deban introducir las contraseñas de las tarjetas de crédito.

SÍMBOLOS DE ALERTA

También hay que estar atento y observar si durante el periodo de carga aparece un icono con el símbolo de USB o que solicite al usuario una conexión desconocida o que simplemente no se quiera hacer en ese momento. En ese caso, lo más adecuado es desconectar rápidamente la conexión y poner en marcha los sistemas de defensa, antivirus u otros que se tengan instalados, para intentar averiguar si algún programa malicioso ha tenido tiempo de introducirse en el sistema.