Ramon Nicolau es un firme candidato a síndic de greuges de Barcelona. Nicolau, de 64 años, es el aspirante que más apoyo tiene de entidades de Barcelona. Hasta un total de 73. El nombre de la persona que debe sustituir a Maria Assumpció Vilà, que lleva en el cargo desde 2010, se debe conocer a finales de julio. El visto bueno definitivo lo debe dar el Consejo Plenario (dos terceras partes), es decir que la decisión requiere de un consenso de los grupos municipales, a partir de una propuesta de la alcaldesa Ada Colau.

Licenciado en Ciencias Químicas y con un máster en Función Directiva de la Administración Pública, Nicolau estuvo en el gobierno de Jordi Hereu cuando era alcalde. Concretamente fue concejal de Inmigración, Cooperación, Participación y Solidaridad (2006-2007), comisionado de Participación Ciudadana (entre 2007 y 2010) y edil del Eixample (entre 2010 y 2011). Si bien su pasado político puede jugar en su contra, él dice que ya lleva 10 años apartado de la política municipal. A favor tiene también que conoce al dedillo el Ayuntamiento de Barcelona, algo fundamental para ser síndic.

DESDE ENTIDADES VECINALES AL SECTOR SOCIAL

Pero si algo refuerza la candidatura de Nicolau es el masivo apoyo de entidades de la ciudad [ver aquí], entre ellas algunas tan importantes como la Federació Catalana de Voluntariat SocialArrels Fundació, la Federació d'Associacions de Veïns i Veïnes de Barcelona (FAVB), el Centro Asturiano de Barcelona, el Centre Moral i Instructiu de Gràcia, las coordinadoras de entidades del Eix Prim y del Poble-sec, CorEixample, Dincat Fundació, ECAS (Entitats Catalanes d'Acció Social), el Secretariat d'Entitats de Sants-Hostafrancs-La Bordeta y la Federació Catalana de Drogodependències.

Nicolau, además, cuenta con el respaldo del Consell d'Associacions de Barcelona, la Federació Catalana Entitats contra el Càncer (FECEC), la Escola Gregal, la Fundació de la Santa Creu, la Fundació Francesc Ferrer i Guàrdia​, la Fundació Pere Tarrés, la Confederació del Tercer Sector Social de Catalunya, la Taula d'Entitats de Sarrià, la Federació d'Associaciones de Gent Gran de Catalunya, Tot Raval Fundació Privada, la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (UFEC) y la Unió d'Eixos Comercials Turístics Barcelona Oberta. El apoyo y el conocimiento de las entidades es otro aspecto fundamental para que el síndic o síndica pueda realizar su labor.  

"LA BARCELONA QUE SE MUEVE, LA QUE SE ASOCIA"

En conversación con Metrópoli, Nicolau agradece el gran apoyo de las entidades. "Son un retrato de la Barcelona que se mueve y se asocia. Las entidades defienden un valor común. Defienden a todos los ciudadanos, no al individuo", dice. El exconcejal del PSC explica que si llega a ser defensor de los barceloneses continuará con el trabajo hecho por las anteriores síndicas -Pilar Malla y Vilà- y con el mismo equipo que tiene actualmente la Sindicatura. Sí que quiere, detalla, reforzar las actuaciones de oficio -por propia iniciativa- "para prevenir conflictos", y para ello asegura que va tener muy en cuenta las opiniones de las entidades.

Fotomontaje con las imágenes de Ramon Nicolau y Maria Assumpció Vilà, actual síndica de Barcelona / LINKEDIN RAMON NICOLAU - EUROPA PRESS
Fotomontaje con las imágenes de Ramon Nicolau y Maria Assumpció Vilà / LINKEDIN RAMON NICOLAU - EUROPA PRESS

Nicolau añade que tiene intención también de asistir regularmente al Consell de Ciutat, el máximo órgano de participación de Barcelona, y a los consejos de barrio para detectar temas de interés y preocupaciones de los ciudadanos que puedan ser objeto de una actuación por parte de la Sindicatura. El aspirante avisa que un tema que le preocupa es la pobreza telemática, que se ha hecho más palpable esta pandemia.

BRECHA DIGITAL

"Hay mucha gente que no tiene ordenador, tablet o teléfono móvil de última generación; hay hogares que no pueden pagar una conexión de internet porque tienen otras prioridades económicas. Quiero luchar contra esta forma de pobreza. Se ha manifestado especialmente entre alumnos de primaria y de secundaria que no han podido seguir la enseñanza reglada. Hay una brecha digital importante", subraya Nicolau.

Tras su salida del consistorio barcelonés, en 2011, Nicolau trabajó en Andorra y Estrasburgo. A Andorra, explica, llegó para elaborar la primera Ley de Servicios Sociales y para reorganizar el departamento de Benestar del Gobierno andorrano. Con posterioridad fue nombrado representante de Andorra en el Consejo de Europa. "Es el organismo que aprobó la carta social europea y hace su seguimiento", detalla. Actualmente, entre otros cargos, es secretario de la Federació Catalana de Voluntariat Social.       

A ser síndic de Barcelona se han presentado ocho candidatos. La elección tiene distintas fases. Tras recibir el respaldo de las entidades, los ciudadanos pudieron votar por uno de los aspirantes durante un proceso participativo que no es vinculante. En esta fase, el ganador fue David Bondia, que logró 1.414 votos. Tras Bondia, doctor en Derecho, profesor titular de Derecho Internacional Público en la Universitat de Barcelona y presidente del Institut de Drets Humans de Catalunya, se situó Nicolau con 410. Se da la circunstancia de que en estas votaciones solo participaron 3.034 ciudadanos de toda Barcelona, mientras que entidades han sido 189, lo que demuestra el escaso interés que el proceso ha despertado, en gran parte porque el Ayuntamiento no lo ha publicitado.

LA ELECCIÓN DEPENDE DE LOS GRUPOS MUNICIPALES

Ahora, la elección llega a su fase decisiva. De los ocho aspirantes -Nicolau, Bondia, el líder vecinal Jordi Giró, la arquitecta Zaida Muxí, la exportavoz del sindicato del ámbito de la educación USTEC Rosa Cañadell, el abogado Ricardo de la Rosa, el educador social Rafel López y la historiadora Isabel Alonso-, los nombres que están más encima de la mesa de los grupos municipales son los de Nicolau, Bondia y Giró. Por lo que ha podido saber Metropoli de formaciones políticas, hoy en día ninguna persona cuenta todavía con los votos necesarios. Algunos grupos ven a Bondia muy próximo a Barcelona en Comú -ya ocurrió en 2016 cuando intentó ser síndic por primera vez y no fue elegido-, Nicolau tiene en contra su pasado político y a Giró se le ve cercano a ERC.   

Hasta ahora, Barcelona solo ha tenido mujeres dirigiendo la institución. La primera fue Pilar Malla, entre los años 2005 y 2010, y la segunda es Vilà. El cargo de síndic o síndica de Barcelona es por cinco años con la posibilidad de renovar por otros cinco. El sueldo de la persona que está al frente de la Sindicatura de Greuges es de 81.972 euros brutos anuales. La función del síndic o síndica de Barcelona es la defensa de las libertades públicas y los derechos fundamentales de la ciudadanía de la capital catalana, y la institución que encabeza esta figura es la encargada de supervisar las actuaciones del Ayuntamiento. Aunque el órgano depende económicamente del consistorio, el defensor/a no recibe órdenes de ningún gobierno ni del alcalde o alcaldesa. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.