ARCHIVADO EN:

Tensión a las puertas del Parlament de Catalunya. Una vez finalizada la manifestación organizada por la ANC, el foco de atención de la Diada estaba frente a la sede parlamentaria catalana, donde se han concentrado más de 1.000 personas, que se han movilizado de forma espontáne a través de las redes sociales con el hashtag #ensveiemalParlament

Algunos de los concentrados, con la cara encapuchada, han tirado piedras, vallas, botes de humo y material pirotécnico contra los agentes de los Mossos d'Esquadra que custodiban el Parlament. Los Mossos se han llevado a dos manifestantes y los han identificado junto a una de los vehículos policiales. Fuentes policiales han explicado que intentaban arrancar baldosas para tirarlas contra los agentes.

En un primer momento, al menos una decena de furgonetas de los antidisturbios de los Mossos vigilan el edificio del Parlament. Más tarde el número de vehículos policiales ha crecido hasta una treintena.

En uno de los momentos de más tensión, grupos de manifestantes han reventado las vallas perímetrales y lanzado todavía más objetos contra los Mossos d'Esquadra. Los agentes han tenido que hacer usos de sus defensas (porras) y alguno de los radicales ha resultado contusionado.

Hace casi un año, coincidiendo con el primer aniversario del 1-O, los Mossos d'Esquadra cargaron contra grupos de manifestantes que intentaron acceder en el Parlament. La intervención dejó decenas de heridos.

"BOTIFLERS"

Los concentrados han lanzado consignas contra JuntsxCatalunya y ERC, a los que han acusado de "botiflers" por haberse echado atrás en la proclamación de la DUI y de la república catalana.

Pasadas las 20.00 horas, los Mossos han solicitado a los manifestantes que abandonen el parque de la Ciutadella porque el recinto va a cerrar, aunque por ahora nadie se ha movido.

La concentración se ha prolongado más allá de las 21.30 horas, cuando el parque de la Ciutadella ha sido vaciado y cerrado por los servicios municipales.