Las quejas por botellón​ se han multiplicado por seis en Barcelona este verano. Los datos constan en el informe de seguridad y convivencia que el gobierno de Ada Colau presentará este martes en comisión municipal. El 10 de septiembre, el teniente de alcaldía de Seguridad y Prevención, Albert Batlle, hizo una rueda de prensa de balance, pero olvidó algunos datos importantes en el tintero.

Las restricciones por el Covid-19 ha disparado las llamadas vecinales a los teléfonos de emergencias, el 092 y el 112. El número total entre julio y agosto asciende a 43.448, un 1% más que entre julio y agosto de 2019, cuando fueron 42.968. El balance incluye llamadas que no están desglosadas en el informe municipal.   

Solo en el caso de consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública, las quejas se han multiplicado por seis. Entre julio y agosto se han hecho 847 llamadas frente a las 131 del verano de 2019. El aumento es del 547%.

QUEJAS POR RUIDOS

Las molestias por ruidos de música también se han incrementado notablemente, concretamente un 75%. Han pasado de 3.588, el año pasado, a 6.274 durante los dos meses de este verano. 

Llamadas de quejas por molestias, entre ellas de botellón / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Llamadas de quejas por molestias, entre ellas de botellón / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Las quejas derivadas de un mal uso del espacio público también van al alza. Según el balance municipal se incrementan un 22%. Entre julio y agosto del año pasado hubo 6.208 reclamaciones y este verano, 7.580.

Los vecinos también han exigido a las autoridades municipales poner fin a molestias provenientes de locales. En este caso, la subida es del 20%, con 1.859 quejas frente a las 1.551 de hace un año.

23.612 PERSONAS DESALOJADAS  

El balance municipal recoge que la Guardia Urbana ha desalojado este verano a 23.612 personas de espacios público. El 63% se encontraba en parques, playas u otras zonas de los distritos de Ciutat Vella y Sant Martí.

Según el Ayuntamiento, en Barcelona, este verano, la Guardia Urbana ha puesto 3.178 denuncias por consumo de bebidas alcohólicas y 1.497 por no llevar mascarilla. Ambas infracciones han supuesto saltarse la Ley de Salud Pública

En su comparecencia ante la prensa, Batlle reconoció 356 denuncias por okupaciones en la capital catalana entre julio y agosto.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.