Nueva vuelta de tuerca al proyecto del Hermitage en terrenos del Port de Barcelona. El pleno municipal ha debatido este miércoles una proposición de ERC que planteaba reprobar la actuación del gobierno municipal, "de principio a fin", con el Hermitage, hacer un "genuino proyecto cultural" e iniciar la expropiación de los terrenos a la autoridad portuaria. La iniciativa de ERC ha sido tumbada con los votos del PSC, Barcelona en Comú y de los restantes partidos de la oposición: JuntsxCatalunya, PP, CiutadansBarcelona pel Canvi. Sin embargo, antes de estos votos finales, en un primer momento comunes y socialistas habían votado diferente y había hecho evidentes las discrepancias que mantienen con el proyecto. Barcelona en Comú está en contra y PSC a favor.

Ernest Maragall, presidente del ERC en el Ayuntamiento, considera que el Ayuntamiento ha perdido capacidad para decidir sobre el patrimonio y el urbanismo de la ciudad. "El Estado actúa como si [Barcelona] fuera un monopolio privado". Para ERC, el suelo en el que se quiere hacer el Hermitage es urbano y hay que iniciar la "reversión" del mismo. En un primer momento, los republicanos habían acordado cambios en el texto original, según palabras de Maragall, para contar con el apoyo del Gobierno. Sin embargo, los socialistas han votado en contra. Un muy molesto Maragall ha pedido que finalmente la propuesta que se votara fuera la inicial, que pedía la reprobación del ejecutivo local por la gestión del Hermitage, lo que ha llevado al partido de Ada Colau a votar también en contra.  

"RECTIFICAR DE PRINCIPIO A FIN" LA ACTUACIÓN DEL GOBIERNO

La propuesta de ERC iba de todas todas contra el Hermitage, aunque en el texto que se votaba no se citaba al equipamiento en ningún momento. Maragall ha planteado rectificar "de principio a fin" la actuación del Gobierno municipal en la tramitación de la concesión de la parcela de la nueva bocana del Port, donde se tiene que instalar el Hermitage. También quería negociar con la autoridad portuaria la revisión de las condiciones de la concesión, "para dar clara preeminencia a la actividad cultural, garantizar el respeto a los criterios de movilidad sostenible vigentes en la ciudad y preservar el valor patrimonial del suelo que se propone ceder para el uso privado en régimen de concesión".

La proposición republicana planteaba también "exigir la adopción de un genuino proyecto cultural y la gestión a cargo de un equipo potente", e "impedir la potencial masificación del lugar, estableciendo la adecuada compensación de los costes urbanos generados mediante un canon de explotación fuertemente progresivo", y poner en marcha un bus náutico con frecuencias adecuadas a las necesidades de los vecinos. El punto de ERC subrayaba iniciar también las gestiones para recuperar para la ciudad el suelo "desamortizado de operaciones portuarias, actualmente en manos del Port". Vamos, en definitiva, lo que Maragall venía a proponer era la expropiación del solar.

HACIA UNA JUDICIALIZACIÓN DEL CASO

JuntsxCat coincide con los republicanos en las críticas en la gestión que el gobierno de Colau ha hecho con el proyecto del Hermitage. Pero poco más. El concejal Jordi Martí Galbís ha recordado que en 2018 el pleno municipal ya aprobó un Plan especial urbanístico a favor del Hermitage y ha asegurado que si los promotores del Hermitage van a los tribunales si la propuesta no sale adelante, "la ciudad tiene las de perder", lo que puede significar que el Ayuntamiento puede tener que hacer frente a una indemnización millonaria

Desde las filas del PP, el concejal Óscar Ramírez sostiene que la proposición de ERC va enfocada a "querer cambiar las reglas de juego a mitad del partido". Ramírez, como Martí Galbís, ha alertado de la posible judicialización del caso. "La propuesta de ERC va en contra del Hermitage. No estamos de acuerdo. Barcelona necesita de referentes a nivel mundial". Para Manuel Valls, de Barcelona pel Canvi, la propuesta republicana es "un juego de manos". "No la entiendo", ha subrayado el exprimer ministro francés. 

EL HERMITAGE Y EL LICEU, UNA BUENA OPORTUNIDAD

Aunque en principio el PSC no iba a intevenir, finalmente si lo ha hecho a través del concejal de Turismo Xavier Marcè. Para los socialistas, el proyecto que se está gestando entre el Liceu y el Hermitage es una "buena oportunidad" para la ciudad y espera que en los próximos días se concrete, ha indicado Marcè, que se ha mostrado contrario a la remunicipalización del solar propuesta por ERC. 

Recreación del museo Hermitage en el Port de Barcelona / MUSEO HERMITAGE
Recreación del museo Hermitage en el Port de Barcelona / MUSEO HERMITAGE

Para la regidora de Ecología Urbana y Urbanismo, Janet Sanz, la propuesta de ERC es "urgente" y considera que la ciudad tiene que volver a liderar lo que sucede en el Port. "Compartimos el modelo. El Port ha funcionado en ocasiones más como una inmobiliaria que como administración pública". Sanz ha puesto esperanzas en el nuevo presidente del Port, Damià Calvet​, para abrir una nueva etapa. "Queremos una nueva relación entre la ciudad y el Port", ha dicho la edil de Barcelona en Comú antes de saber que los republicanos volverían al texto inicial tras la negativa del PSC a avalar la proposición de Maragall.

Actualmente, el proyecto del Hermitage en la nueva bocana cuenta con la aprobación de la concesión administrativa por parte del Port, lo que motivó que Barcelona en Comú se cerrara en banda y se negara a firmar el convenio necesario para sacar adelante la construcción. Ahora, la propuesta está pendiente de que Liceu y Hermitage concreten y expliquen al detalle cómo será su aventura conjunta y ver si eso permite que se desencalle de forma definitiva el museo o acaba, como algunos creen que pasará, en los tribunales.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.