El culebrón en el que se ha convertido la construcción del museo Hermitage en la nueva bocana del Port vivirá este miércoles, 21 de julio, un nuevo episodio. Los promotores que impulsan el equipamiento presentarán un recurso de reposición contra el Ayuntamiento de Barcelona, que hace unas semanas -solo Barcelona en Comú- decidió poner fin al convenio que debía suscribir con el Port de Barcelona para que la pinacoteca fuera una realidad.

El recurso de reposición se presenta en vía administrativa y no judicial, apuntan fuentes cercanas a los promotores. No es, por tanto, todavía el inicio de un contencioso-administrativo contra el Ayuntamiento, que podría iniciarse en pocas semanas si la situación no se desencalla, y que podría derivar en indemnizaciones millonarias contra la ciudad, al entender de los promotores, porque aseguran que el proyecto cumple con todos los requisitos legales.

SEGUNDO RECURSO DE REPOSICIÓN

El recurso de reposición de este miércoles, una información que ha sido avanzada por La Vanguardia, es el segundo que se presenta. Hace un mes, los promotores iniciaron uno contra el Port de Barcelona por condicionar la concesión, aprobada el pasado 25 de mayo en el consejo de administración del Port con el Ayuntamiento en contra, a un acuerdo con el Liceu. 

Ahora, el recurso contra el Ayuntamiento se sustenta en que el Port de Barcelona es la única administración competente sobre el terreno en el que se quiere levantar el Hermitage, afirman fuentes cercanas a los promotores, y que desde el 25 de mayo el museo tiene aprobada la concesión administrativa.

Render del museo Hermitage en el Port, junto a la parcela que ocuparía el Liceu a la derecha / CEDIDA
Render del museo Hermitage en el Port, junto a la parcela que ocuparía el Liceu a la derecha / CEDIDA

INFORMES CONTRARIOS AL PROYECTO

Detrás del proyecto del Hermitage está la sociedad Museo Hermitage Barcelona, formada por el fondo de inversión Varia Hermitage Barcelona (80%) y Cultural Development Barcelona (20%), mercantil del empresario ruso Valery Yarolaski y del arquitecto Eugenio Ujo Pallarès. Los promotores, además, creen que el Ayuntamiento no pude vetar proyectos concretos en estos terrenos del Port y sostienen que el municipio ha roto la seguridad jurídica. Así, el recurso pide la nulidad del artículo 6.1 del Plan Especial de la Nova Bocana que posibilita al Ayuntamiento bloquear proyectos culturales concretos, entre ellos el Hermitage.

La negativa de Barcelona en Comú al museo Hermitage viene de lejos. El Ayuntamiento encargó el año pasado una serie de informes -que costaron más de 42.000 euros- y que concluyeron que la instalación del Hermitage en la Barceloneta comportaría numerosos problemas de movilidad en la zona. También se tildaba al museo de "franquicia" y se restaba importancia al proyecto artístico.

LAS RELACIONES ENTRE PSC Y COLAU, MUY TENSADAS

Un posible acuerdo con el Liceu (la primavera de 2021) para sacar adelante un proyecto conjunto parecía dar una nueva posibilidad a que prosperara el Hermitage en el Port. Pero, finalmente, parece que la propuesta no verá la luz y no cuenta tampoco con el respaldo de ERC, que comanda el departamento de Cultura de la Generalitat. El no de Colau al Hermitage ha tensado las relaciones con sus socios de gobierno, el PSC, que sí que ven con buenos ojos el acuerdo con el Liceu.

Según explicó Metrópoli hace un par de semanas, los promotores tienen sobre la mesa dos ofertas de privados en Barcelona para acoger el museoUno de los lugares es un inmueble, con diversas plantas, que se encuentra en el centro de Barcelona, dentro del distrito del Eixample, mientras que el otro espacio propuesto es un solar en desuso en otra zona de la ciudad, explicaron las fuentes consultadas, que declinaron dar más información sobre las ubicaciones y quiénes son las personas que han hecho llegar las ofertas. Este miércoles tampoco se han facilitado más datos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.