La portavoz del Gobierno catalán, Meritxell Budó, ha anunciado este martes por la mañana que se prohíben los botellones en toda Cataluña. Las sanciones por el incumplimiento de la normativa irán desde los 3.001 euros hasta los 15.000 euros.

"Los Departamentos de Salut e Interior aprobarán en el Procicat la prohibición en todo el país del consumo compartido de alcohol en la vía pública. Serán sancionados", ha indicado Budó.

NUEVA NORMATIVA

Cada municipio será el encargado de velar por la nueva normativa, sobre todo en las calles y las playas, donde recientemente se han podido observar varias concentraciones de estas características.

Esta práctica ya está regulada en algunas ordenanzas municipales, pero la Generalitat ha añadido que no hay ninguna de específica, por lo que la actual medida anunciada este martes da obertura a todas las localidades de Cataluña. "Esta resolución da herramientas para actuar si se producen botellones y da cobertura a los que no tenían la prohibición explícita", ha indicado Budó.

En el caso de la capital catalana, la normativa ya existe. La Ordenanza de civismo prohíbe de forma explícita el conumo de alcohol en la vía pública desde finales de 2005. Otra cosa es que la prohibición apenas se haga cumplir. En Barcelona, las multas pueden llegar a 1.500 euros.

MEDIDAS "MÁS EXIGENTES"

Este lunes el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ya advirtió que los próximos 10 días serán claves para determinar si se deben tomar medidas más exigentes

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.