Las acusasiones de pederastía y abusos que hay contra dos personas del colegio Claret de Barcelona -un sacerdote y profesor, Francesc Figueres, y un conserje- ya tienen sobre la mesa la primera denuncia formal presentada ante los Mossos d'Esquadra. Según ha avanzado El Periódico este domingo, una mujer de 42 años la formalizó el pasado 7 de febrero.

La denuncia recoge los presuntos abusos del conserje a Mireia en el curso 84-85 en la escuela de la capital catalana cuando la mujer tenía 8 años. La información aparecida en el rotativo del Grupo Zeta dice que Mireia, presuntamente, sufrió un "delito de abusos sexuales con acceso carnal".

INVESTIGACIÓN DE LA FISCALÍA

El pasado 19 de febrero, Metrópoli Abierta ya informó que la Fiscalía de Barcelona había abierto diligencias de investigación por un caso de presuntos abusos sexuales cometidos por Figueres. El fiscal encargado del caso considera que había indicios suficientes para investigar al presunto abusador.

Los presuntos abusos se destaparon cuando un exalumno, Pau Bosch, decidió hacer pública a través de las redes sociales su experiencia al ser víctima de presuntos tocamientos por parte del profesor. Aunque los hechos ocurrieron hace 20 años, la fiscalía ha decidido abrir diligencias para intentar aclarar lo sucedido. Otro alumno denunció también presuntos tocamientos de Figueres durante una excursión mientrás él se masturbaba.

Tras darse a conocer los hechos, los responsables del colegio Claret apartaron de toda actividad a Figueres. Los misioneros claretianos de Catalunya, que gestiona el colegio Claret de Barcelona, también encargaron a una persona externa a la comunidad religiosa la investigación y revisión de los casos de abusos a menores en el pasado que están saliendo a la luz por el testimonio de exalumnos de sus centros.