Cuando A.E y su pareja buscaban un piso de alquiler en Barcelona nunca pensaron que se toparían con un estafador profesional dedicado a robar la identidad de sus víctimas para ganar miles de euros. En dos semanas, el supuesto delincuente consiguió 40.000 euros en préstamos usando la identidad del novio de A.E. Tras denunciar lo ocurrido, los Mossos d'Esquadra siguen los pasos de este estafador que embaucaba a sus víctimas a través de un anuncio de alquiler de una vivienda en un conocido portal de anuncios.

El pasado 11 de julio, esta pareja de Sabadell contactó a un hombre que ofrecía un piso en alquiler en la calle de Pomaret, en el barrio de la Bonanova. Este particular le pidió una nómina, el DNI y la vida laboral, una gestión habitual, actualmente, a la hora de conseguir un alquiler. El hombre facilitó un correo electrónico que correspondía, supuestamente, a su asesor, que se encargaría de filtrar a los candidatos.

PRÉSTAMO DE 29.500 EUROS

La pareja accedió y le envió la documentación de Xavi (nombre ficticio), la pareja de A.E. Al día siguiente el hombre respondió que habían pasado un"filtraje" de candidatos pero que en ese momento le resultaba imposible enseñarles el piso. La excusa, su mujer, con 33 semanas de embarazo, lo necesitaba. En todo caso, a los pocos días acordaron hacer la visita. Sin embargo, el 15 de julio, el hombre se excusó mediante una nota de voz donde explicaba que había alquilado ya el piso a una pareja joven, unos de los primeros en interesarse. 

El enfado y decepción inicial de esta pareja se transformó en espanto nueve días más tarde. El 29 de julio recibieron una carta de la prestamista Cetelem informándoles del supuesto préstamo de 29.500 euros que habían pedido. A.E y Xavi se quedaron helados y enseguida ataron cabos. El supuesto arrendador de Bonanova era, en realidad, un estafador que les había robado la identidad para pedir como mínimo tres préstamos a su nombre.

TRES VÍCTIMAS MÁS

"¿Cuánta gente más habrá picado? No me quiero imaginar la cantidad de gente que le ha pasado esto", se lamenta esta mujer. La respuesta la obtuvo investigando en el mismo portal de anuncios de ventas y alquileres tecleando el correo electrónico facilitado por el presunto delincuente. Cuando lo hizo detectó que tres usuarios de la página web habían denunciado lo mismo y que el anuncio del piso había sido eliminado del portal. 

El 30 de julio denunciaron los hechos a los Mossos d'Esquadra por un delito de suplantación de identidad. Antes, A.E llamó durante días a una treintena de empresas financieras para saber si el estafador había solicitado otros préstamos. De este modo, descubrieron que el hombre había comprado por Internet una bicicleta eléctrica por valor de 3.700 euros a través de Cofidis en una tienda de Guadalajara. El tercer préstamo consistió en una solicitud de una tarjeta de una banca online por valor de 6.000 euros.

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.