Los comercios emblemáticos, muchos de ellos centenarios, agonizan. Y la crisis económica derivada del coronavirus no ha hecho más que empeorar la situación. Como avanzó Metrópoli Abierta hace unas semanas, al menos 21 establecimientos de Barcelona, protegidos por el Ayuntamiento, han desaparecido en los últimos años. Lo mismo ocurre en otras poblaciones catalanas.

Con el objetivo de preservarlos, Ciutadans tiene intención de presentar una propuesta de resolución en el Parlament de Catalunya para que la Generalitat elabore un “plan específico de protección” de estos establecimientos para reforzar su valor arquitectónico, cultural, histórico y paisajístico. El partido naranja también quiere que se ponga en marcha una línea de ayudas, subvenciones o bonificaciones para garantizar la actividad.

AUMENTO DESPROPORCIONADO DE LOS ALQUILERES

La propuesta de resolución de Ciutadans, a la que ha tenido acceso este medio y que está pendiente de presentación en el Parlament, pide a la Generalitat impulsar una campaña publicitaria para dar a conocer estas tiendas entre la ciudadanía y los turistas y facilitar el relevo generacional para evitar que estos comercios cierren. La falta de sucesión, junto al aumento desproporcionado de los alquileres y la falta de la adecuación de la actividad a los nuevos tiempos, son algunos de los motivos de las clausuras.

Según Ciutadans, la sangría de estos comercios se inició en Barcelona en 2013 con el cierre de la librería Canuda. La situación, afirma la formación política, también se está reproduciendo en otras poblaciones y capitales de provincia catalanas, como Reus, Lleida, Girona, Tarragona, Sabadell o Mataró. Para Cs, el grupo mayoritario en el Parlament, estos negocios no se rigen exclusivamente por las reglas de la oferta y demanda, y tras tres meses de cierre por el confinamiento​, estas tiendas y bares atraviesan momentos muy delicados.

211 ESTABLECIMIENTOS PROTEGIDOS EN 2016 EN BARCELONA

En Barcelona, en 2016, el Ayuntamiento protegió 211 establecimientos –en 2014, en los inicios de los trabajos, la primera lista llegó a albergar 226-. Se establecieron tres categorías: E1, para Establecimientos de Gran Interés; E2, para Establecimientos de Interés, y E3, para Establecimientos de Interés Paisajístico. Ahora, el gobierno de Ada Colau y Jaume Collboni rebaja los locales protegidos a 209. 30 son de la categoría E1; 127, de la categoría E2, y 52, de la categoría E3.

Sin embargo, la puesta en marcha del catálogo no ha servido para evitar la desaparición de numerosos de estos comercios, entre ellos algunos de gran interés o intocables, como la camisería Xancó de la Rambla o la tienda de gigantes y cabezudos El Ingenio, que ahora se alquilan -El Ingenio también está a la venta- por cifras astronómicas. Otras muchas tiendas, con décadas de servicio a la ciudad pero que no estaban preservadas, también se han visto obligadas a cerrar.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.