Una cinta de bomberos prohíbe el paso en la calle de Sant Joaquim de Santa Coloma, el lugar del incendio mortal / METRÓPOLI - ÁNGELA VÁZQUEZ
Una cinta de bomberos prohíbe el paso en la calle de Sant Joaquim de Santa Coloma, el lugar del incendio mortal / METRÓPOLI - ÁNGELA VÁZQUEZ

El polvorín okupa de Santa Coloma estalló

La problemática, advertida por los vecinos desde hace años, ha tenido el peor de los desenlaces

Guardar
Angela Vázquez
Redactora de Metrópoli Abierta

Crónica de una muerte anunciada. Así definen algunos vecinos la trágica muerte de tres personas por un incendio en un edificio en el barrio de Riu Nord de Santa Coloma de Gramenet la noche de este miércoles. El vecindario lo llevaba advirtiendo años. Finalmente, el problema de la okupación ha hecho que todo salte por los aires.

El barrio, situado en el centro y a la orilla del río Besòs, hace años que es conocido en todo el municipio por ser un foco de problemas con los okupas de algunas residencias. El presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Santa Coloma (FAVGRAM), Tomás Fernández, reconoce a Metrópoli que el vecindario ha vivido algún que otro altercado con ellos. Sin embargo, Fernández niega haber conocido los problemas de convivencia de la calle Sant Joaquim.

AMENAZAS, AGRESIONES Y PELEAS

Lo cierto es que los sucesos del número 23 no pasaban inadvertidos. El pasado domingo, 1 de mayo, sin ir más lejos, una vecina denunció a un okupa de la primera planta por amenazarle de muerte con dos cuchillos, a la vez que le dirigía insultos racistas como "negra de mierda". 

En la denuncia, la mujer aseguraba a la Policía Local que el hombre les increpaba constantemente. Además, ponía la música a un nivel muy alto, algo que confirman a Metrópoli otros vecinos de la zona: "A veces se escuchaba hasta al final de la calle", ha explicado un hombre del edificio contiguo, residente en el barrio desde hace 54 años. El vecino lamenta lo sucedido porque "antes esto estaba mucho peor", pero no se sorprende del final: "Era algo que iba a pasar tarde o temprano".

El número 23 de Sant Joaquim, la calle donde se ha producido el incendio que ha dejado tres fallecidos / ÁNGELA VÁZQUEZ
El número 23 de Sant Joaquim, la calle donde se ha producido el incendio que ha dejado tres fallecidos / ÁNGELA VÁZQUEZ

"TENÍAN TODO ENCHUFADO"

La alcaldesa Nuria Parlón ha asegurado en unas declaraciones a las puertas del Ayuntamiento que todas las viviendas tenían una situación regularizada menos una. Sin embargo, los vecinos continúan refiriéndose a ellos como okupas. Además, varios de los pisos eran de alquiler social. "Lo tenían todo enchufado. A veces, descolgaban un cable por el balcón y cargaban las motos eléctricas", narra una vecina mayor.

En esta línea, la policía baraja la hipótesis de que el incendio hubiese sido provocado por un cortocircuito en los contadores, aunque el fuego se originó no solo ahí, sino también en el segundo piso. Esta contradicción hace que también se sospeche de una manipulación realizada intencionadamente.

LLORENÇ SERRA, LA MISMA HISTORIA

A escasos 50 metros de Sant Joaquim, la historia se repite con más virulencia. Hace unos meses, Metrópoli informó de la situación límite de los vecinos de Riu Nord: el número 42 de Llorenç Serra era un edificio okupado en su totalidad. 12 viviendas en las que un grupo de hombres, de entre 20 y 30 años, realizaban todo tipo de actividades ilícitas, como el tráfico de drogas.

Los comercios de la zona también sufrían robos, amenazas y extorsiones. Y lo siguen sufriendo, según el presidente de la FAVGRAM: "Continúa pasando y es la policía la que debería de acudir. El problema es que.  muchas veces no hay suficientes efectivos".

Los presuntos delincuentes de Llorenç Serra / G.A

Los presuntos delincuentes viven en la avenida de Llorenç Serra / G.A

"LA ALCALDESA LO NIEGA CONSTANTEMENTE"

Desde Ciutadans, su portavoz, Dimas Gragera, vuelve a poner el foco en el tema de la inseguridad, que es, al fin y al cabo, lo que viven los habitantes de Riu Nord: "La alcaldesa niega constantemente los problemas de inseguridad. Tiene un ímpetu por poner hashtags en las redes sociales haciendo ver que Santa Coloma es una ciudad segura, pero no lo es", apunta Gragera a este medio. 

El político reitera lo "vergonzoso" de la estrategia de Parlon. Un vecino de Sant Joaquim denuncia lo mismo: "Los llevábamos aguantando mucho tiempo y nadie hacía nada".

La policía en el edificio incendiado en Santa Coloma / ÁNGELA VÁZQUEZ
La policía en el edificio incendiado en Santa Coloma / ÁNGELA VÁZQUEZ

OTRO HOMBRE MORÍA HACE UN MES

A escasos metros del punto donde se ha originado el incendio, tuvo lugar otro violento episodio hace un mes. Un hombre moría tras ser tiroteado en la nuca en la calle Mare de Déu dels Àngels del mismo barrio.

Todo apuntaba a una posible venganza, aunque las investigaciones del asesinato todavía están abiertas.

TRAGEDIA EN BADALONA

A pesar de no tratarse del mismo municipio y tampoco de la misma situación, en Badalona también se vivió la okupación con un fatal desenlace. En aquella ocasión, una nave en el barrio del Gorg llegó a albergar hasta un centenar de inmigrantes en situación irregular. Este polvorín también estalló: la nave se incendió y murieron tres personas.

Los pinchazos de la luz o la convivencia de tantas personas en un espacio sin adecuar, además en pleno invierno, desencadenó la tragedia.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.