ARCHIVADO EN:

Unos 90 agentes de la Guardia Urbana garantizarán la seguridad en las playas de Barcelona este verano en el marco del operativo de Grupo de Playas, que entró en funcionamiento el pasado 22 de junio y se alargará hasta finales de septiembre, y que pretende "combatir las actividades irregulares que se puedan producir".

Así lo ha explicado el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, en una rueda de prensa junto al jefe de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez, y el intendente mayor del cuerpo, Ricardo Salas, antes de visitar las instalaciones del módulo de la Barceloneta, que se han reformado este año para adaptarlas al trabajo del grupo operativo.

SEGURIDAD CIUDADANA

El objetivo del Grupo de Playas es vigilar la seguridad ciudadana, los delitos contra la propiedad, perseguir la venta ambulante y regular el tráfico de acceso a las zonas de playas de la ciudad, además de realizar actividades de policía marítima.

Batlle ha recordado que este año se ha añadido la vigilancia en seguridad sanitaria ante "la reanudación de la nueva normalidad" con el objetivo de preservar la salud de la ciudadanía, por lo que controlarán el acceso y el aforo en las playas. En caso de que se llegue al aforo máximo, realizarán cierres parciales o totales para poder garantizar la distancia física.

'SATURACIÓN IMPORTANTE'

En ese sentido, ha advertido de que hasta ahora se ha tenido que cerrar el acceso en algunas playas por la elevada concentración de personas y que, el sábado pasado, coincidiendo con la celebración del Pride BCN, la Guardia Urbana tuvo que desalojar la playa de la Barceloneta por una "saturación importante".

El teniente de alcalde de Seguridad, ha remarcado que están a la espera de cómo se producirá la llegada de turistas, que será una de las variantes que tendrán que ir modulando, y que los agentes también controlarán la actividad nocturna en el frente marítimo: "Habrá toda la disposición de Guardia Urbana y Mossos d'Esquadra para que se produzcan los mínimos incidentes posibles".

DELITOS

Batlle ha dicho que tendrán que ver cómo se desarrolla la actividad delictiva, después de que durante la pandemia haya disminuido, y ha explicado que ha contactado con la Fiscalía para que se pueda hacer una modificación del Código Penal "para endurecer la reincidencia en los delitos contra la propiedad" y que en determinadas actividades delictivas se pueda acusar a los culpables de pertenencia a grupos criminales.

Velázquez ha sostenido que la planificación del operativo tiene como punto de partida la convivencia en el espacio público, además de "la violencia en algunos delitos", el tráfico de drogas y la rebaja de la siniestralidad. Además, ha asegurado que harán un despliegue preventivo en las zonas donde han recibido más quejas y un plan de actuación específico en el distrito de Ciutat Vella.

DENUNCIAS

El verano pasado, el Grupo de Playas intervino 172.471 bebidas procedentes de la venta ambulante no autorizada e interpuso un total de 18.719 denuncias relacionadas con dicha comercialización y 760 por otras actividades no autorizadas. El grupo operativo interpuso 144 denuncias por no respetar las indicaciones de baño y denunció a 3.633 vehículos de movilidad personal por "cierta indisciplina".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.