ARCHIVADO EN:

Una nueva plataforma civil se ha puesto en marcha en Barcelona con la intención de contribuir a generar los debates que, según sus impulsores, necesita la ciudad para seguir avanzando. Se trata de Moviment Barcelona, un grupo de ciudadanos procedentes de diferentes sectores de la sociedad preocupados por el rumbo que en los últimos tiempos ha tomado la ciudad que ha implicado dejar de lado muchos de los problemas que agobian a los ciudadanos en el día a día.

El movimiento, impulsado inicialmente por medio centenar de personas, aglutina ciudadanos procedentes de los movimientos sociales, el turismo, la cultura, el asociacionismo vecinal, la tecnología, el comercio, etc. Sin llegar a posicionarse políticamente, el movimiento se declara progresista, soberanista y transversal, por lo que pretende acoger en su seno a todas aquellas personas que quieren hacer avanzar la ciudad por medio del debate.

En el acto de presentación de la nueva plataforma civil, representantes de diversos sectores han ido defendiendo las ideas principales que les han llevado a formar esta plataforma. Han estado presentes David Poudevia, del mundo de la comunicación, Esther Oriol, del asociativo, Manel Casals, del turístico, Jordi Giró, del vecinal, Gina Tost, del tecnológico, Hortensia Galí, del editorial, y Juan Antonio Ruiz, del cultural.

Cada uno de ellos ha ido desgranando las propuestas maestras sobre las que el Moviment Barcelona quiere hacer hincapié, aunque han querido dejar claro que la puesta en escena no les ha permitido darlas todas a conocer.

Desde la idea de potenciar la cultura popular para fomentar, entre otras cosas, la integración de los recién llegados, hasta la reformulación y potenciación de la relación de Barcelona con su área metropolitana, pasando por la recuperación de los barrios para los vecinos, apostar por el turismo de calidad, o generar oportunidades a los jóvenes para evitar que tengan que irse de la ciudad por la falta de oportunidades de trabajo.

SIN ADSCRIPCIÓN POLÍTICA

Los representantes del movimiento ha querido remarcar la idea de que, como plataforma, no están próximos a ningún partido político, que son un movimiento transversal que pretende poner encima de la mesa los problemas que preocupan a los ciudadanos y promover los debates necesarios para aportar ideas y soluciones para la ciudad de Barcelona y su entorno.

Como resumen de la idiosincrasia del movimiento, David Poudevida ha afirmado que “a nosotros nos preocupa la deriva política de la ciudad, que la vida en los barrios se degrada y que es desde la polìtica desde donde se deben aportar las soluciones. Somos progresistas y soberanistas e intentamos buscar los remedios para los problemas de los ciudadanos. Reivindicamos una Barcelona abierta, progresiva y soberana y queremos ser centro de encuentro de fuerzas progresistas y soberanistas. Queremos hablar de Barcelona para poner a Barcelona otra vez en marcha”.