ARCHIVADO EN:

El aumento de calor durante los meses de verano propicia la aparición de plagas en las ciudades. Esto mismo ha pasado en los barrios del Poblenou, en el distrito de Sant Martí, y en el de Canyelles en Nou Barris. Los vecinos de estas dos zonas de Barcelona han notado un aumento exagerado de la presencia de chinches en sus domicilios. Estos pequeños y molestos insectos entran por las ventanas y provienen de los árboles plataneros cercanos a los edificios. La enorme plaga obliga a los habitantes de estos barrios a mantener cerradas las ventanas durante todo el día y tener que hacer uso de aires acondicionados y ventiladores para afrontar las altas temperaturas de la ciudad condal. 

Balcón por el cual entran los chinches en un piso del Poblenou / M.V.
Balcón por el cual entran los chinches en un piso del Poblenou / M.V.

PREOCUPACIÓN VECINAL

Marina Liva, una vecina de la calle Àvila del Poblenou ha hablado con Metrópoli Abierta para explicar la situación que vive su familia por culpa de la plaga de chinches: "Tengo un niño recién nacido, de apenas dos semanas, que tiene que estar encerrado en casa por la plaga de chinches que estamos sufriendo en el barrio del Poblenou. A diario cierro todas las ventanas porque aparecen muchísimos insectos, y evidentemente me preocupa la salud de mi hijo y la de mi mascota", asegura a este medio. 

Tras llamar al Ayuntamiento de Barcelona, le pidieron que formulara una petición de fumigación al departamento de Ecología Urbana del consistorio. Tras dos semanas a la espera de una respuesta, el pasado 20 de agosto Marina Vila recibió un escrito en el que se argumentaba que el Ayuntamiento había realizado un protocolo de actuación que priorizaba las prácticas que suponían menos riesgos para la salud y el medio ambiente. En el mensaje también se especificaba que la administración actuaría de forma consecuente hacia el tipo de plaga que denunciaba Vila, es decir la clase B: "Plagas que sin afectar a la salud de las personas pueden causar molestias sin alterar el confort de la ciudadanía". El consistorio confirmó a esta vecina que se valoraría si era necesario algún tipo de actuación y si esta era necesaria se programaría una intervención. 

Respuesta del Ayuntamiento a la petición de fumigación de la vecina del Poblenou / M.V.
Respuesta del Ayuntamiento a la petición de fumigación de la vecina del Poblenou / M.V. 

 

PASIVIDAD POR PARTE DEL AYUNTAMIENTO

Tal como explica la afectada a Metrópoli Abierta, por el momento no se ha personado ningún responsable de civismo del Ayuntamiento en la zona especificada. Ante la ausente actuación, ha mostrado su enfado con el consistorio: "No creo que vayan a hacer nada. Esperarán a que llueva y el árbol se quede seco para el problema se solucione por sí solo". Además ha aprovechado para denunciar a este medio el estado deplorable de su barrio: "La gestión del Ayuntamiento con los árboles del barrio es pésima, hay varios tramos de mi calle por donde no se puede ni pasar porque las ramas caen sobre las aceras, no cuidan la vegetación como deberían".

Paki Puerta, una vecina del barrio de Canyellas también ha explicado a este medio el suplicio que conlleva esta plaga: "Me paso el día matando a estos bichos. He perdido la cuenta de la cantidad que tengo que sacar a diario. Entran por el balcón, las ventanas y por cada rincón abierto que dejamos". También ha argumentado lo molesto que es vivir con esta situación: "Mis nietos son pequeños y no les puedo sacar la vista de encima por si tocan a alguno de estos insectos, tampoco me gusta que tengan que estar encerrados y con el aire acondicionado todo el día, no es normal". 

Ella no es la única afectada del barrio perteneciente al distrito de Nou Barris. En un grupo privado de Facebook, más de 50 vecinos se quejan de la situación que viven a diario. Muchos exigen colaboración ciudadana para hacer presión al consistorio, otros proponen talar los árboles ellos mismos, es decir tomar la justicia por su mano y erradicar el problema de raíz. 

Chinches encontrados en un piso del barrio de Canyelles / P.P.
Chinches encontrados en un piso del barrio de Canyelles / P.P.

LOS VECINOS OPTAN POR EMPRESAS PRIVADAS

La Agència de Salud Pública de Barcelona ha informado a Metrópoli Abierta que las plagas de chinches de platanero son competencia del Servicio de Civismo del Ayuntamiento, ya que al no ser nocivos para la salud de la ciudadanía, como lo son los 'chinches de cama', no pertenecían a su campo. El Ayuntamiento de Barcelona no ha respondido a los requerimientos informativos de este medio, por lo que se desconoce si se ha planteado algún tipo de solución o un plan estratégico para afrontar este problema, que lleva más de un mes afectando al vecindario de los dos barrios. 

David Pardo, gerente de la empresa Fast Control Plagas de Barcelona, ha asegurado a este Metrópoli Abierta que en el último mes han recibido peticiones de fumigación por parte de varios vecinos de las zonas afectadas. Un requerimiento que implicaría la desesperación del vecindario del Poblenou y de Canyelles ante la pasividad del Ayuntamiento: "Sí, hemos recibido dos reclamaciones en Poblenou y dos en Canyellas que pedían nuestros servicios".

INSECTOS INOFENSIVOS PERO MOLESTOS

Además, el experto en la materia, ha explicado que son un tipo de insecto muy molesto que puede llegar a alterar la normalidad de los afectados: "Es un chinche que está en los plataneros principalmente, y que cuando suben las temperaturas, se multiplican los ejemplares. Las viviendas colindantes que tocan las ramas o que están cercanas a estos árboles sufren las consecuencias". "Estos insectos no afectan a la salud de las personas, ya que no son chupadores, aunque evidentemente que se extiendan por la vivienda molesta mucho, como es normal".