ARCHIVADO EN:

Un Déjeuner sur l’herbe, como el de Édouard Manet, pero esta vez en Barcelona, en el asfalto, y con enfado de por medio. El movimiento Pícnic per la República ha exhibido este domingo un pequeño aperitivo antes de sacar el plato fuerte que están elaborando para cuando la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés se haga pública. “Hemos decidido volver a asumir la responsabilidad que nos pertenece como pueblo y tomar, de nuevo, la iniciativa”, describe este grupo que desconfía de los políticos que lideraban el timón del barco hacia Ítaca.

El “ensayo” de su particular performance ha empezado a primera hora de la mañana cuando un centenar de personas han protagonizado una sentada en el vestíbulo de la estación de Sants. Ahí han permanecido algo más de una hora, hasta que los Mossos d'Esquadra les han desalojado.

DESALOJO DEL PÍCNIC PER LA REPÚBLICA

Los agentes de la policía catalana, que están desplegados junto a la Policía Nacional por los dispositivos programados para evitar incidentes en las movilizaciones por las sentencia, han ido desalojando uno por uno a los activistas independentistas. Entre los presentes había varias personas de edad avanzada y el economista y exdiputado en el Parlament Germà Bel.

Poco después, los manifestantes han optado por salir por voluntad propia de las instalaciones y continuar con la protesta en el exterior de la estación, coreando consignas como "somos gente de paz" y a favor de la independencia y los políticos en prisión.

UNA MARCHA INDEPENDENTISTA

Tras salir de Sants, los independentistas se han dirigido a pie hacia plaza Espanya, y allí han tomado Gran Vía en dirección al centro de la ciudad. Ello ha obligado a cortar el tráfico y a desviar el recorrido de varias líneas de autobús metropolitanas, según han señalado fuentes de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB). En ese momento, coincidiendo con la hora del almuerzo, han improvisado un pícnic a favor de la independencia.

La protesta por la sentencia deriva en una marcha multitudinaria por la Gran Via de les Corts Catalanes / EUROPA PRESS
La protesta por la sentencia deriva en una marcha multitudinaria por la Gran Via de les Corts Catalanes / EUROPA PRESS

La plataforma Pícnic per la República ha dado por desconvocada la protesta en la confluencia de Gran Via y paseo de Gràcia, aunque varias decenas de personas se ha dirigido después hasta la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, en Via Laietana, donde han permanecido concentradas un rato sin incidencias.

UN ENSAYO "EXITOSO"

Según la valoración de Pícnic per la República en redes sociales, la convocatoria ha sido todo un éxito, aunque según la Guardia Urbana han participado poco más de 700 personas: “Un preludio de todo lo que podemos llegar a hacer", ha añadido el movimiento.

La sala del Tribunal Supremo que ha juzgado el "caso procés" tiene previsto publicar su sentencia entre mañana y el martes, tras haber decidido por unanimidad condenar a los líderes independentistas por un delito de sedición, en concurso con otro de malversación.

SE ESPERAN DISTINTAS REACCIONES

Entre las entidades independentistas se esperan distintas reacciones. ANC, por ejemplo, sugiere un parón “inmediato”, una manifestación a las 20 horas y una gran pegada de carteles. Junto con Òmnium Cultural planean marchas durante tres días.

Los CDR, por su parte, se organizarán tras el encarcelamiento de siete miembros y, desde el ala institucional, se llevarán a cabo reivindicaciones. El propio presidente de la Generalitat, Quim Torra, defiende la desobediencia civil. Mientras, la Intersindical-CSC ha convocado una huelga general en Catalunya para el próximo 18 de octubre que no ha sido secundada por los sindicatos CCOO y UGT.