La acampada de la plaza Universitat se calienta. Este viernes, las distintas organizaciones que participan en la protesta partieron peras entre acusaciones de fraude y robo. Las juventudes de ERC decidieron dejar de apoyar la acampada, lo que sentó como un tiro a otros colectivos de extremistas, que llegaron a acusar a los republicanos de robar 30.000 euros en efectivo de la caja de resistencia.

Quien dio la voz de alarma fue el colectivo Alerta Ultra BCN, que esta madrugada denunciaba “la falta de transparencia continuada de las organizaciones partidistas, el secuestro de la caja de resistencia por parte de las mismas y la usurpación de la cuenta @AcampadaUni tanto de Twitter como de Telegram e Instagram”. Esta organización subraya que los jóvenes protagonistas de la acampada “se organizan para legitimar la protesta tras el intento de instrumentalización por parte de @joventBarcelona [las juventudes de ERC] y otras organizaciones partidistas que habían monopolizado los órganos de tesorería, difusión y almacén”.

A última hora de la tarde, según algunas fuentes, las juventudes republicanas decidieron dejar de apoyar la acampada y se retiraron, llevándose sus pertenencias. Una de las fuentes de los propios acampados aseguró que desaparecieron dos urnas con dinero en efectivo, en total unos 30.000 euros. La primera urna, según estas fuentes, ya desapareció el jueves por la noche, mientras que la segunda fue retirada el viernes. “Dejan así a 300 valientes que siguen acampados sin recursos de automantenimiento”, explica uno de los activistas en un tuit.

SE LLEVARON MATERIAL MÉDICO

Explica también que la organización juvenil republicana planteó desconvocar la acampada y levantar el campamento. “Se les respondió que no se haría nada sin decidirlo en asamblea, pero este grupo decidió tirar millas y marcharon con el dinero en un momento confuso en que todos estaban indecisos”. Algunas fuentes hablan también de que ha desaparecido material médico.

Según fuentes cercanas a la organización de la acampada, ERC fue el partido que más apoyó la protesta, dedicándose a canalizar recursos y apoyo logístico a través de sus juventudes. Esta organización apoyó la acampada y difundió un primer comunicado anunciando la medida como necesaria. En ese escrito, denunciada que en 17 días “ha habido 48 presos y presas políticas, más de 200 personas detenidas, 3 personas migrantes en proceso de expulsión y más de 600 personas heridas, cuatro de las cuales han perdido la visión de un ojo”.

Por ello, los jóvenes exigían “que pare inmediatamente la represión”, que “se investiguen y se depuren las responsabilidades correspondientes tanto dentro de los Cuerpos de Policía Nacional y Guardia Civil como dentro de los Mossos d’Esquadra”, que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, “condene la represión y la violencia policial “ y que “se siente a negociar un referéndum de autodeterminación”, que se garantice “la amnistía total contra (sic) todos los presos y presas políticas”, que se garanticen “los derechos civiles y políticos que han sido vulnerados y puestos en cuestión por la sentencia del Tribunal Supremo” y que “se garantice un futuro digno a nuestra generación: el acceso a una vivienda social, la plena igualdad entre hombres y mujeres, la adopción de medidas reales para frenar la emergencia climática y la garantía de los derechos sociales que nos han sido robados”.

CONFUSIÓN TOTAL

El entusiasmo por la acampada, no obstante, duró sólo durante esta semana. La ruptura entre diferentes facciones del independentismo ha provocado un caos total. Tanto es así que pasadas la 1.30 de la madrugada, la plataforma Anonymous Catalonia emitió un aviso (que no hacía más que añadir confusión): “Rectificamos la información publicada anteriormente: los estudiantes han decidido disolver la acampada de la Generación 14-O para dejar paso a nuevas movilizaciones”.

Desde Alerta Ultra BCN, en cambio, negaron la mayor y respondieron realizando otro llamamiento a sus activistas: “Pese a todo, la acampada sigue. Generación 1-O se recompone y la misma noche crece en volumen de personas asistentes y tiendas de campaña y anima a seguir creciendo de cara a los próximos días haciendo un llamamiento a la movilización y la organización desde la plaza Universitat”.

La pelea se produce a las puertas de que Tsunami Democràtic convoque nuevas movilizaciones. De hecho, los republicanos tendrán así a sus jóvenes con las manos libres, sin estar atados a la protesta de la plaza Universitat, para secundar las movilizaciones de esta plataforma, que comenzarán este sábado y proseguirán la semana próxima, tras las elecciones.