Dos ratones peleando por una migaja de pan. Esta ha sido la impresionante imagen que ha podido capturar el joven fotógrafo Sam Rowley en el metro de Londres. La fotografía ha ganado el premio a mejor foto de naturaleza en el marco de los galardones Wildlife Photographer of the Year, organizados por el Museo de Historia Natural del Reino Unido.

Pelea en la estación, que ha recibido 28.000 votos dentro de la categoría "lo mejor del resto" de la LUMIX People's Choice, es una fotografía preparada durante un largo tiempo. El fotógrafo quiso permanecer varias noches en la estación del suburbano a la espera de que se produjera la situación: "Pasé cinco días tumbado en el andén así que era probable que ocurriera en algún momento", explicó. 

UNA VIDA TRISTE EN LOS ANDENES

Rowley argumentó que "Estos ratones de metro, por ejemplo, nacen y pasan su vida entera sin ver la luz del sol o sentir una brizna de hierba. A cierto nivel, es una situación desesperada - correr entre pasajeros sombríos durante unos pocos meses, quizá por un año o dos, y después morir. Y como hay tantos ratones y tan pocos recursos, tienen que luchar por algo irrelevante como una migaja". 

El director del museo en el que se ha expuesto la obra, Michael Dixon, aseguró que la imagen del fotógrafo de la agencia EFE es mucho más profunda de lo que parece a simple vista ya que ofrece un vistazo "fascinante" sobre cómo "la vida salvaje funciona en un entorno dominado por los humanos".

UNA DURA COMPETICIÓN

La imagen de los ratones peleando tuvo que competir contra otras duras finalistas de la misma categoría: el orangután explotado, del fotógrafo Aaron Gekoski; el jaguar capturando a una anaconda, de Michel Zoghzhogi's; la conexión entre un cuidador keniano de rinocerontes y los animales, de Martin Buzora, y la composición del español Francis De Andrés sobre la vida salvaje en el ártico.