La Congregación de los Hijos de la Sagrada Familia, responsables de gestionar la escuela Josep, Maria i Josep de Sant Andreu, ha reculado este martes y ha mostrado su apoyo al informático que denunció un posible caso de pornografia infantil en el centro. El empleado detectó vídeos relacionados con pornografia infantil en el ordendor de un párraco. Inicialmente, la congregación recriminó la actuación del informático por vulnerar la intimidad y privacidad del cura y le había abierto un expediente. Horas más tarde, este expediente ha sido archivado.

La comunidad cristiana ha entonado un mea culpa argumentando que, al principio, afeara la actitud del informático "de manera injusta e injustificada", y que ahora muestra asu apoyo, valida y aplaude la actuación de ese técnico al denunciar los hechos, "ya que ha velado por los derechos de los menores y de la comunidad educativa".

REVISIÓN DE LOS PROTOCOLOS

La congregación ha anunciado que revistará sus protocolos de protección a la infancia y ha mostrado su rechazo "enérgico" de cualquier tipo de violencia contra la infancia "en cualquiera de sus formas" y alega que su prioridad "ha sido, es y será siempre" la educación y la protección de los menores y los jóvenes.

Los Mossos d'Esquadra detuvieron el pasado 17 de marzo al párroco, de 63 años de edad, a quien el titular del juzgado de instrucción número 7 de Barcelona ha acordado como medida cautelar prohibir que participe en cualquier tipo de actividades con menores. Según la congregación, el párroco no es profesor, ni empleado ni miembro de la comunidad educativa.

Cuando trascendió que la entidad religiosa había abierto un expediente informativo al informático, la escuela llegó a enviar cartas a los padres de los alumnos para aclarar que no estaba en contra de que hubiese denunciado al párroco, pero sí de su manera de proceder, ya que no avisó a los responsables del centro. La dirección de la escuela sostuvo que existía una "cláusula de confidencialidad" y que "en particular, se esperaba, tal y como indica el protocolo, que al mismo tiempo que se presentó la denuncia -a los Mossos-, informara a la dirección del centro para actuar inmediatamente".

'COLABORACIÓN' CON LA JUSTICIA

Sobre el material "delictivo" que según la congregación se localizó en el ordenador del ex rector de la parroquia situada junto a la escuela Jesus Maria i Josep, la escuela y la orden alegan que han puesto a disposición de las autoridades "todas las facilidades y toda la colaboración" para aclarar los hechos. Subrayan además que el ordenador del párroco no estaba en la escuela y que continúa abierto el expediente informativo sobre el religioso para recopilar toda la información y aclarar los hechos.

El titular del juzgado de instrucción número 7 de Barcelona, que tiene abierta una causa al párroco por tenencia de pornografía infantil, está pendiente del resultado de periciales informáticas para analizar el contenido de su ordenador y de su teléfono móvil.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.