La pandemia ha tenido efectos muy negativos en los monumentos y espacios públicos de Barcelona. Los emplazamientos de titularidad municipal no han sido una excepción. Park Güell, Zoo y Tibidabo han experimentado una fuerte caída de visitantes. Solo el parque construido por Antoni Gaudí ha perdido 2,3 millones de asistentes.

Según las previsiones de B:SM, la empresa pública que gestiona los lugares, el Park Güell podría acabar el año con 775.000 visitas, 2,3 millones menos que en 2019. Las estimaciones de B:SM es que las cifras mejoren en 2021, hasta los 1,6 millones. Sin embargo, se quedarán lejos de los 3,1 millones del año pasado.

Un tigre del Zoo de Barcelona / ARCHIVO
Un tigre del Zoo de Barcelona / ARCHIVO

CONGELAR PRECIOS EN 2021

El Zoo perderá este 2020 unos 460.000 usuarios. B:SM calcula que clausurará el año con 249.833 visitantes frente a los 710.000 que tuvo en 2019. Si el coronavirus lo permite y sube el número de turistas, los responsables del Zoo esperan llegar a las 600.000 personas el próximo año. Tanto Park Güell como Zoo han decidido congelar los precios de las entradas en 2021.

La caída de visitantes llevó al Park Güell a anular el servicio de bus lanzadera. También se dejaron de hacer las visitas guiadas ante la falta de clientes. La desescalada de los últimos días ha hecho retomar el servicio de visitas guiadas, pero se ofrece a mitad de precio en un intento de captar demanda este diciembre.

NUEVO RESTAURANTE EN EL ZOO

En el Zoo, la pandemia obligó a paralizar algunas de las obras de mejora que la dirección espera retomar este 2021. Uno de los proyectos estrella del próximo año será la puesta en marcha de un servicio de restauración de alimentación saludable y de calidad coincidiendo con la celebración en Barcelona del Año Internacional de la Alimentación Sostenible.  

Visitantes de los últimos años en el Tibidabo / PATSA
Visitantes de los últimos años en el Tibidabo / PATSA

El número de visitantes del parque de atracciones del Tibidabo también ha ido claramente a la baja en 2020. Según los cálculos de la empresa PATSA (integrada en el grupo B:SM), la cifra se situará en unos 160.000, unos 558.000 menos que en 2019, que se cerró con 718.000. La previsión es llegar en 2021 a los 486.000 usuarios.

PRECIOS, AL ALZA EN EL TIBIDABO

PATSA tiene depositadas muchas esperanzas en el estreno del nuevo funicular del Tibidabo el próximo mes de mayo, que será bautizado como Cuca de Llum, y será considerado una atracción más del parque. La puesta en marcha de la infraestructura comportará un aumento del precio de las entradas y los abonos para el próximo año.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.