La socialista Núria Marín ha sido proclamada presidenta de la Diputación de Barcelona con los votos favorables del PSC y de JxCAT. De esta manera se ha mantenido el pacto anunciado por los postconvergentes, por el que votarían a favor de la presidencia socialista.

A las 12.00 del mediodía ha arrancado el pleno, entre las protestas de la ANC delante del edificio ubicado en Rambla Catalunya, donde la alcaldesa de l’Hospitalet de Llobregat ha logrado 23 votos, superando los 17 del miembro de Esquerra Republicana Dionís Guiteras.

51 DIPUTADOS PROVINCIALES

Marín no ha sido la única candidata a presidir la institución. La formación de Oriol Junqueras ha presentado a otro integrante del partido pero, tras el acuerdo entre la formación liderada por Carles Puigdemont y el partido socialista, los republicanos se han quedado en la oposición.

El resto de partidos, Comuns, Ciudadanos y el Partido Popular, también han presentado a sus candidatos, que sólo han logrado los votos de los diputados provinciales de su color político. Marín, por su parte, ha sido proclamada presidenta de la Diputación en segunda vuelta, ya que en la primera ningún candidato ha conseguido sumar la mayoría absoluta exigida por la ley.

En el pleno han tomado posesión del cargo los 51 diputados provinciales: 16 del PSC, siete de JxCAT, 17 de ERC, cinco de los comunes, cuatro de Ciudadanos y dos del PP. Marín ha prometido su cargo con la fórmula establecida: "Prometo por mi conciencia y honor cumplir con fidelidad las obligaciones del cargo de presidenta de la Diputación con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, así como el Estatut".