Nueva York se implica en la lucha contra el maltrato animal. El consistorio de la ciudad acaba de aprobar un proyecto de ley que prohíbe la venta del foie gras. Según recoge la versión digital de The Guardian, el hígado engordado de pato o ganso dejará de comercializarse en establecimientos o restaurantes de la metrópolis estadounidense. 

La mayoría de los miembros del ejecutivo local han respaldado la propuesta. Los defensores del bienestar animal han aplaudido que Nueva York proponga esta medida, y han asegurado que la producción de este alimento comporta un alto grado de crueldad contra las aves. Defienden que cuando los granjeros les meten el tubo en la garganta para cebarlos y producirles un hígado graso, estos sufren muchísimo

PÉRDIDAS EN EL SECTOR 

Pero, aunque muchos ciudadanos hayan celebrado esta medida, los que se lucran de la producción se han posicionado en contra. Los vendedores dicen que el proyecto ley podría significar problemas para las granjas de las afueras de la ciudad --que son las principales productoras estadounidenses de este producto gourmet--. También alegan que la prohibición comportaría la pérdida de 400 puestos de trabajo y aseguran que los gansos y los patos no sufren porque tienen el "esófago elástico". Ajeno a las réplicas, el proyecto ley impondría multas de 1.800 euros y penas de hasta un año de prisión para cualquiera que osase vender foie gras

Esta medida ya ha sido aplicada en otras ciudades estadounidenses. California prohibió este alimento en 2012, pero el veto fue impugnado por un tribunal federal, que finalmente confirmó la prohibición en 2017. La ciudad de Chicago también prohibió el hígado de pato y ganso en 2006, pero la ordenanza fue derogada dos años después.