El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ha acordado establecer una moratoria para el cobro de alquileres de pisos y locales durante los meses de abril y mayo con el objetivo de paliar los efectos del coronavirus sobre familias, empresas y comercios.

ATENCIÓN A LAS FAMILIAS MÁS VULNERABLES

La decisión se ha comunicado a través de una carta a todos los inquilinos de los pisos y locales que el Instituto Metropolitano de Promoción de Suelo y Gestión Patrimonial (Impsol) tiene en la metrópolis de Barcelona, ha informado el AMB este martes en un comunicado.

En caso de que se alargue la paralización de actividades derivada del Covid-19, se considerará hacer una prórroga de la moratoria, y cuando se supere la actual situación se atenderán a los casos de las familias más vulnerables para las que sea imposible pagar totalmente o parcialmente el alquiler.

EL COMERCIO PIDE MORATORIAS

La asociación Barcelona Comerç ha pedido medidas urgentes para hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus, como por ejemplo moratorias para el pago de tributos y tasas o el pago a proveedores, entre otras.

"La situación de excepcionalidad económica por el COVID-19 exige una respuesta urgente y extraordinaria desde las instituciones nacionales y desde la UE", señala la entidad en un comunicado.

Para asegurar la liquidez de las empresas, pide suspender la obligación de pagar las cotizaciones empresariales de la seguridad social y que los trabajadores puedan acceder a cobrar el desempleo sin exigir periodo de carencia y sin perjuicio del reconocimiento de futuras prestaciones por desempleo.