Un hombre que reside en el municipio coruñés de Carballo ha sido condenado a pagar una multa de 480 euros tras haber sido visto por la policía local dos días seguidos fumando en la calle. Uno de ellos fue cerca de un centro comercial durante la pandemia del coronavirus.

La sentencia la ha emitido el Juzgado de Instrucción número 3 de esta localidad gallega. A este vecino se le atribuye un delito de desobediencia grave ante agentes de la autoridad por incumplir la orden de confinamiento que marca el estado de alarma.

REINCIDENCIA

En una primera ocasión, el lugareño fue identificado por una patrulla de la Guardia Civil el martes de la semana pasada al lado del Centro Comercial Bergantiños de Carballo. En aquel momento, el señor se encontraba en la calle sin justificación fumando un cigarrillo. Por este motivo fue multado por los agentes.

Pero es que justo un día después, el hombre fue descubierto en el mismo lugar con la misma actitud. Los agentes lo multaron de nuevo y lo invitaron a regresar a su casa pero el vecino se negó varias veces. Según recoge la sentencia, el susodicho afirmó: "Puedo estar en la calle si quiero y voy a fumarme un pitillo". En el fondo, le cayó una sanción por su reincidencia.

¿PUEDE PASAR ALGO ASÍ EN BARCELONA? 

Sin lugar a dudas, se trata de un aviso a navegantes para todos aquellos fumadores que residan en Barcelona. Para este sector de la población, lo más seguro estos días es encenderse un cigarro en el balcón de casa. 

Hace unas semanas, se supo del caso de de dos vecinos de Punta Umbría (Huelva) que fueron multados con hasta 600 euros por ir al super a comprar solo cerveza.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.