La policía local de un municipio de Valencia puso una sanción de 601 euros a un vecino que salió a comprar salchichas de frankfurt, dos botellas de Coca-Cola y una tableta de chocolate. El total de la compra no alcanzaba ni los seis euros pero el importe se multiplicó por cien. 

Los agentes consideraron que la compra no estaba justificada para salir de casa durante el aislamiento y la catalogaron como “innecesaria y mínima”. Tras el decreto de estado de alarma las autoridades ya realizaron un listado de productos que se consideran básicos y que, por lo tanto, justifican salir de casa para hacer la compra. 

OTRAS SANCIONES

No es la primera vez que la policía sanciona a personas que van a hacer la compra. Hace unos días la Policía Local de Huelva multó también con 600 a un par de vecinos del municipio porque habían ido a comprar cervezas. 

Unos días más tarde se produjo un caso similar cuando un hombre de Guadalajara fue multado porque se fue a comprar el pan a decenas de kilómetros de su casa, el hombre se desplazó hasta Madrid. 

Además, en Gran Canaria, el Juzgado de Instrucción número 2 de Telde ha dictado este lunes dos sentencias en las que impone multas de 720 euros a dos vecinos de la ciudad que burlaron la orden de confinamiento, uno al caminar por la calle sin justificación y el otro por beber alcohol en grupo.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.