ARCHIVADO EN:

Golpe de la Autoritat Catalana de la Competència (ACCO) contra el nuevo Reglamento del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) sobre el sector VTC impulsado por el gobierno de Ada Colau. El organismo de la Generalitat que vela por el correcto funcionamiento del mercado y la competencia ha tildado de "injustificadamente restrictivo" el nuevo marco legal que, entre otros aspectos, impone una precontratación de los servicios de una hora. Asimismo, considera que el reglamento "discrimina entre operadores y generará graves perjuicios para los usuarios".

A través de un comunicado, la ACCO ha hecho público su Informe de Regulación 39/2019 sobre el Reglamento impulsado por el AMB para regular las condiciones de explotación de las autorizaciones de transporte de viajeros en vehículos en conductor (VTC). A juicio de la ACCO, esta norma introduce restricciones y cargas adicionales a la prestación de servicios urbanos de VTC dentro del ámbito geográfico del AMB, que además se añaden a las impuestas por la normativa estatal y catalana. Cabe recordar que en este último caso el decretazo impulsado por Damià Calvet ya obligaba a precontrar los servicios con 15 minutos de antelación. 

MEDIDA DISCRIMINATORIA

"Todo eso debilita, todavía más, las presiones competitivas que han venido ejerciendo durante los últimos tiempos los operadores de VTC respecto del sector del taxi, el cual ha sido tradicionalmente preservado de la competencia", razona el ente.

En cuanto a las medidas concretas que establece el Reglamento del AMB, la ACCO considera que el establecimiento de un plazo mínimo de 60 minutos entre la contratación y la prestación efectiva del servicio "perjudica gravemente a los usuarios y no se encuentra justificada en base a ninguna razón de interés general o motivo legítimo". Además, lamenta que la medida es discriminatoria porque no se aplica al sector del taxi, que también presta servicios en el segmento de la precontratación.

RECOMIENDA NO APROBARLO

También apunta que el establecimiento de un registro de vehículos de ámbito metropolitano, configurado como un requisito de acceso para poder prestar servicios urbanos de VTC dificulta, todavía más, la prestación de los servicios urbanos de VTC durante el periodo transitorio de cuatro años previsto legalmente.

Según la resolución, el reglamento del AMB también altera la competencia existente entre los propios operadores de VTC ya que establece un trato discriminatorio injustificado entre estos --aplicación o no de las normas relativas a descansos semanal y horarios, así como determinados requisitos de los vehículos-- en función del momento en el que han obtenido la autorización.

Por estos motivos, la ACCO recomienda la no aprobación definitiva del Reglamento sobre los servicios urbanos de VTC por parte del Consejo Metropolitano del AMB.