Las empresas de alquiler de coches con conductor, Uber y Cabify, advierten de que dejarán de operar en Catalunya si el Govern aprueba finalmente el decreto que establece que los usuarios deban contratar sus servicios con una antelación mínima de 15 minutos. Ambas compañías consideran que este requerimiento supondría el fin del sector, que emplea a más de 3.000 personas en Catalunya. "Restricciones como el tiempo de espera de 15 minutos ponen en riesgo a todo el sector de los VTC en Catalunya", ha asegurado este martes un portavoz de Uber. Esta multinacional opera actualmente en más de 600 ciudades de todo el mundo, entre ellas Barcelona, donde presta sus servicios desde marzo de 2018.

"Esperamos sinceramente que las administraciones públicas regulen en favor del interés general. Miles de puestos de trabajo, así como la alternativa de movilidad que usan millones de personas en España, están en juego", ha subrayado el portavoz de la compañía estadounidense. Uber anunció hace poco más de dos meses su intención de llegar a una treintena de localidades de la provincia de Barcelona, lo que suponía la incorporación de unos 200 nuevos vehículos y 400 conductores. Esta plataforma domina el sector de los VTC en España junto a Cabify, que ha cerrado 2018 con cerca de un millón de usuarios registrados en Barcelona, según fuentes de la compañía.

UN 'MOBILE' SIN CONCENTRACIONES 

Por su parte, el conseller de Territori y Sostenibilitat, Damià Calvet, ha anunciado este martes que aprobarán el decreto ley que recoge un periodo mínimo de 15 minutos de precontratación de un servicio VTC si no cesan las protestas de todos los sectores implicados y no se garantiza que el Mobile World Congress se celebra con "normalidad". El congreso de telefonía se celebrará en Barcelona entre los días 25 y 28 de Febrero."Si no podemos trabajar sin concentraciones en la calle y no se garantiza que el MWC se desarrollará con normalidad, el Govern aprobará el decreto ley como lo tiene previsto, con los 15 minutos de precontratación", ha subrayado tras el Consell Executiu. Calvet ha apelado a un diálogo "sin presión en la calle, chantajes ni violencia" para conseguir el mejor marco posible de movilidad, pese a admitir que las posiciones están muy alejadas.

El director para Europa de Cabify, Mariano Sylveira, también ha avisado que si el Govern aprueba cualquier tipo de precontratación la compañía dejará de operar en Cataluña. El objetivo del Govern es regular el sector mediante un decreto ley que prevé aprobar en las próximas semanas y que establece que los servicios VTC se tengan que contratar con una antelación mínima de quince minutos. Esta medida no gusta al sector VTC, pero tampoco a los taxistas, que están en huelga indefinida desde hace cinco días para exigir que se amplíe este tiempo de reserva. En concreto piden que se amplíe de 15 minutos a horas.