Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) ha adquirido 42 nuevos trenes de alta eficiencia para renovar los convoyes más antiguos de la ciudad, en una operación que ha contado con la financiación del Banco Europeo de Inversiones (BEI), el Institut de Crèdit Oficial (ICO), el Institut Català de Finances (ICF) y distintas empresas privadas.

En un comunicado este lunes, TMB ha detallado que la compra de los trenes, de cinco coches cada uno, fue adjudicado por concurso público a Alstom, que ganó el mayor contrato de compra de material móvil rodante de la historia de la empresa pública. En el contrato, Alstom se compromete a entregar los dos primeros trenes en 2020 y el resto en el plazo de dos años y medio, y que se construirán en su factoría de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona).

JUBILAR LOS CONVOYES ANTIGUOS

La adquisición permitirá retirar todas las series 3000 y 4000, y para ello TMB ha concertado distintas operaciones de crédito a muy largo plazo con entidades públicas y privadas, con la autorización de la Autoridad del Transport Metropolità (ATM) del área de Barcelona. 

El BEI financiará la mayor parte de la renovación de estos trenes, ya que ha facilitado hasta 205 millones de euros a TMB, y que se destinarán a sustituir a trenes que hace 35 años que circulan por otros nuevos, que cuentan con las últimas tecnologías en seguridad, tiempo de espera y comfort en el servicio.

RENOVAR LAS LÍNEAS MÁS UTILIZADAS

Para completar la operación, TMB ha obtenido la financiación del ICO por un importe de 54 millones de euros, y del ICF por 50 millones más, mientras que las entidades privadas Bankinter y Liberbank también han concedido préstamos de 6,4 millones de euros cada una.

La presidenta de TMB, Rosa Alarcón, ha señalado que la compra permitirá renovar la flota y aumentar la "fiabilidad del servicio, la sostenibilidad y la comodidad de los pasajeros" en dos de las líneas de Metro más utilizadas, y que prevén un aumento de pasajeros en 2020 con la entrada en vigor de la Zona de Bajas Emisiones.

Los nuevos trenes también aumentarán la capacidad de los vagones, que llegará a los 1.100 pasajeros, en el caso de la L1, y de 900, en los que circulen por la línea 3.