La cabalgata de los Reyes Magos no es baladí. Para los niños es un acontecimiento especial (quizá el más importante del año). Por eso, los papis que quieran ir deberán tener en cuenta que la ciudad se paralizará. También es necesaria esta información para los trabajadores que “vuelven a casa por Navidad”, pues el tráfico se restringirá desde las 17 horas, y una hora antes para los camiones.

A través de un comunicado, el Ayuntamiento ha detallado que las restricciones más importantes de este sábado se producirán en distritos como Ciutat Vella, Eixample, Sants-Montjuïc, con posible impacto en el tráfico en el distrito de Sant Martí y la Ronda Litoral hasta las 21.30 horas.

UN PERÍMETRO DE SEGURIDAD

Asimismo, se creará un perímetro de seguridad para la cabalgata, ante la gran acumulación de gente en la vía pública. A las 16 horas llegará el pailebote de los Reyes al Moll de la Fusta y a las 18 horas arrancará el desfile que llega cargado de novedades.

Por otro lado, se activará como cada año el plan básico de emergencias municipales en fase de alerta para reforzar la coordinación del conjunto del dispositivo durante el acontecimiento, y los agentes de la Urbana establecerán un dispositivo de movilidad para hacer los desvíos de tráfico y garantizar el paso del desfile.

SE REFORZARÁ EL METRO Y RETIRARÁN LAS BICIS

Además, para facilitar la movilidad, la tarde del sábado se reforzará el Metro con más trenes en todas las líneas convencionales, que circularán en intervalos de entre tres y cinco minutos, y se reforzará el personal de atención al público, de seguridad y limpieza.

Durante la cabalgata se prohibirá aparcar en plaza Catalunya, el paseo Circumval·lació, la plaza Josep Puig i Cadafalch, la calle Consolat de Mar, y todas las calles del itinerario, incluidas las motos en la acera, además de que se retirarán las bicicletas de las estaciones de Bicing afectadas.