El Ayuntamiento de París se ha puesto las pilas para regular el uso de los patinetes eléctricos. La actual alcaldesa de la ciudad, Anne Hidalgo, y su equipo quieren terminar con el desorden actual. En tan solo un año la ciudad ha pasado de tener 15.000 a 20.000 vehículos de estas características y es por este motivo que quiere delimitar sus permisos. 

Este lunes 13 de mayo el consistorio ha propuesto a una docena de operadores que trabajan con patinetes firmar una carta de buena conducta. Este documento notifica que a partir de ahora empresas como Dott, Lime, Bird o Flash se deberán comprometer a estacionar los patinetes en los lugares que determine la ciudad de París. 

Las ubicaciones seleccionadas se podrán encontrar en espacios que no interfieran con los peatones, por ejemplo, entre dos árboles. París espera que para finales de año estén disponibles alrededor de 2.500 aparcamientos. Según pone en la carta, los firmantes "deberán poner sus patinetes" en estos espacios "debidamente especificados y listados". 

MÁS COMPROMISOS

Otro de los aspectos que también menciona la carta de buena conducta es la de requerir a las empresas operadoras a "educar" a sus clientes. Por ejemplo, deberán alentar a los usuarios a usar cascos y a prestar más atención a los peatones. También deberán obtener de cada usuario un certificado de honor que indique que la persona usuaria del patinete es mayor de edad y ha contratado un seguro. 

El Ayuntamiento de París también quiere que a través de una aplicación se puedan identificar aquellos patinetes que están dañados o mal estacionados para que los operadores hagan lo posible por recuperar estos vehículos. 

Finalmente, los firmantes del documento acuerdan transmitir al Ayuntamiento de París una serie de datos relacionados con el uso de los patinetes eléctricos.