Òmnium Cultural lo ha vuelto a hacer. Tal y como hizo el pasado jueves con motivo de la aplazada declaración de Cuixart, la asociación independentista ha colocado una pantalla gigante delante de su sede en el distrito de l'Eixample, concretamente en el cruce de la calle Diputació con Pau Claris.

Ante la pantalla de amplias dimensiones se han congregado decenas de personas para seguir en directo la declaración del encarcelado presidente de la entidad, Jordi Cuixart, dificultando así la movilidad en la zona.

APROBACIÓN MUNICIPAL

La instalación de la pantalla gigante y el corte de la calle Diputació ha entorpecido y modificado el recorrido del tráfico rodado de Barcelona​, en un día con mucha circulación por las necesidades de movilidad de lo asistentes al Mobile World Congress. La acción ha contado con el beneplácito de la administración de Ada Colau, quien por lo visto no ha tenido en cuenta la incidencia que puede ocasionar a la ciudad esta ocupación del espacio público.

Por su parte el candidato del Partido Popular a la alcaldía de Barcelona, Josep Bou, ha subrayado que este tipo de acciones de la alcaldesa de Barcelona "no son cesiones gratuitas" y que con ellas se busca "pactar un gobierno municipal entre Comuns y ERC después de las elecciones del 26 de mayo".

Esta situación se mantendrá inmóvil hasta la finalización de la comparecencia de Jordi Cuixart.