La empresa de alquiler de patinetes eléctricos Reby ha sido multada 53 veces desde que empezó a operar este diciembre en el distrito del Eixample. Las sanciones, que son de 100 euros cada una, son por el incumplimiento de la ordenanza que regula este tipo de vehículos.

Reby dispone actualmente de 77 patinetes eléctricos que tiene atados en anclajes públicos de bicicletas diseminados por a ciudad, avanza la cadena Betevé. Para poder utilizar los vehículos, el usuario tiene que bajarse una aplicación que permite localizarlos y desbloquear el candado que llevan.

FUNCIONAMIENTO AUTÓNOMO

El consistorio barcelonés asegura que la empresa funciona fuera de la normativa. Fuentes municipales citadas por la televisión municipal aseguran que este tipo de servicio tiene que incorporar siempre un guía y obligar a los conductores a llevar casco. Al parecer, éste no es el caso de la empresa Reby, que pemite utlizar sus vehículos individualmente y de forma autónoma.

El gobierno municipal obligará a la empresa Reby a adaptarse a la normativa o le pedirá que cese la actividad. El Ayuntamiento no descarta retirar los vehículos de la calle si persiste el incumplimiento. Por su parte, fuentes de la empresa aseguran no tener constancia de las multas y dicen operar de forma legal.