El servicio de metro de la ciudad de Barcelona permanecerá abierto ininterrumpidamente desde las 5 de la mañana del día 30 de diciembre hasta las 12 de la noche del día 1 de enero. Es decir, 67 horas de servicio non stop, según ha informado Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB).

La decisión se ha adoptado para facilitar los desplazamientos de todas aquellas personas que vayan a celebrar la fiesta de Fin de Año fuera de sus casas y evitar al máximo la presencia de vehículos en las calles de la ciudad. Para ello, los convoyes de las nueve líneas de metro circularán sin parar durante esas 67 horas, aunque la frecuencia de paso dependerá de las previsiones sobre la afluencia de público. También permanecerán abiertas de manera ininterrumpida las 154 estaciones del suburbano.

Los responsables del metro esperan que la máxima presencia de pasajeros se produzca en las horas previas a las doce campanadas y que buena parte de los viajeros se concentren en las líneas que dan acceso a la plaza Espanya, ya que se celebrará una multitudinaria fiesta de Fin de Año en la avenida de Maria Cristina.

Por eso, está prevista la presencia de informadores en las estaciones más próximas al evento tanto en las horas previas a Fin de Año como a la conclusión de la fiesta, además de reforzarse el servicio de las líneas 1 y 3 que llegan a las estaciones de metro más próximas a la avenida.

TMB también recuerda que las líneas de autobús que habitualmente recorren la avenida Maria Cristina, la 13, la 23 y la 150, sufrirán modificaciones en su recorrido en los días previos a fin de año por los preparativos de las fiesta que allí se celebrará.