El colectivo motero se manifiesta el 2 de diciembre en Barcelona contra lo que consideran ataques desde el Ayuntamiento al colectivo y contra la política de movilidad del consistorio. Según los convocantes de la manifestación, la campañas que se han puesto en marcha desde el propio Ayuntamiento han intentado criminalizar a los moteros.

Los convocantes, la Agrupación Motera Catalana (AMC) y la Unión Motera Internacional (IMU en sus siglas en inglés) quieren que el consistorio rectifique en sus políticas de restricción de circulación y aparcamiento de las motos en la ciudad y adopte una serie de medidas destinadas a facilitar la circulación de las motos.

La manifestación dará comienzo a las 11.30 de la mañana y la concentración tendrá lugar en el aparcamiento cercano a la playa de la Marbella, en el barrio de Diagonal Mar.

RECTIFICACIÓN

Las dos asociaciones convocantes han mantenido una reunión con la regidora de Mobilitat del Ayuntamiento, Mercedes Vidal, para estudiar las medidas que se deberían adoptar para contribuir a mejorar la circulación en la ciudad sin poner en marcha las restricciones a las motos que pretende el Ayuntamiento.

Durante la reunión, Mercedes Vidal se retractó de unas polémicas declaraciones, que indignaron al colectivo motero, en las que aseguraba que para reducir la siniestrabilidad entre el colectivo motero la solución es reducir el número de motos. Fueron precisamente esos ataques de la regidora de Mobilitat al colectivo lo que hizo saltar la chispa y provocó la convocatoria de la manifestación.

De todas formas, el colectivo motero se considera muy perjudicado por algunas decisiones que se han tomado en el Ayuntamiento y que van en contra del uso de la moto en la ciudad, como las restricciones de aparcamiento en superficie, la restricciones de circulación durante episodios de contaminación, etc.