ARCHIVADO EN:

Los taxistas quieren volver a paralizar Barcelona igual que hicieron el pasado verano. Una vez más han decidido concentrarse en la confluencia de la Gran Via con el Paseo de Gràcia para luchar contra los VTC mediante la ocupación de la avenida "el tiempo que haga falta", según declaraciones de Tito Álvarez, portavoz de Elite Taxi. 

El sector del taxi se ha reunido este mediodía en la T2 del Aeropuerto de Barcelona y han decidido tomar esta medida para rechazar la normativa sobre vehículos de alquiler con conductor, los VTC, que promueve la Generalitat. Tras celebrar una asamblea y bloquear los accesos al Aeropuerto, han decidido emprender una marcha lenta hasta el centro de la ciudad. Hacia las 20:00 horas, muchos taxistas se dirigían hacia la plaza de Sant Jaume por Via Laietana.

LOS TAXISTAS QUIEREN SEIS HORAS DE ANTELACIÓN

La medida impulsada por la Generalitat comprende la obligación de precontratar los servicios de Uber o Cabify con una antelación de 15 minutos, pero los taxistas consideran que se trata de un tiempo "insuficiente". "Nos conformábamos con seis horas", ha sostenido el portavoz de Élite Taxi durante la asamblea del sector en el Aeropuerto, ante los más de 200 asistentes.

Cabe destacar que sobre la captación de clientes, la Generalitat incluye la medida de que los VTC no podrán mostrar en sus aplicaciones a los usuarios la ubicación de los coches a su alrededor, puesto que eso se consideraría captación de clientes.

UNAUTO VE 'EL FIN DEL SECTOR'

La patronal Unauto también se ha posicionado contra las medidas de la Generalitat, por lo que han anunciado que recurrirán la decisión del Govern de obligar a contratar con una antelación mínima de 15 minutos los servicios de Uber o Cabify. La asociación cree que esta regulación "no sería justa, ya que significaría el fin del sector".

Unauto recuerda en un comunicado que "en ningún otro país europeo existe un marco legal que contemple algo semejante" y advierte a la Generalitat que se enfrentaría a indemnizaciones de más de 1.000 millones de euros si aprobara definitivamente esta medida.

LA HUELGA DE TAXIS DEL VERANO PASADO

En el verano de 2018 los taxistas del área metropolitana de Barcelona cortaron la Gran Via durante una semana, del 26 de julio al 1 de agosto, lo que ocasionó problemas de movilidad en toda la ciudad. Se veían turistas arrastrando maletas por la calle, buses y el metro colapsados y complicaciones para circular por el centro. En esa ocasión, taxistas de otras partes de Catalunya se movilizaron en apoyo al sector contra los VTC. 

La huelga contó además con el apoyo de los conductores de otras ciudades españolas que se trasladaron a Barcelona o bien organizaron huelgas en sus propias localizaciones. El reclamo del pasado verano era similar al de estos días: mayor regulación de los VTC y medidas más duras contra empresas como Uber y Cabify.