Las acciones vandálicas de los grafiteros en el metro de Barcelona causan daños por valor de unos 10 millones de euros al año. Centenares de jóvenes actúan impunemente en el suburbano de la ciudad. Algunos de los grafiteros son muy violentos y se han enfrentado en diversas ocasiones con trabajadores del metro y el personal de vigilancia. Entre el material que se les ha requisado hay barras de hierro y sierra radiales, aunque el presidente del Comité de Empresa, Aitor Garcia, asegura que, al menos, en una ocasón también han utilizado una pistola eléctrica Taser, algo que TMB niega.

Las últimas semanas, estos incívicos han protagonizado distintas acciones en el metro. Y este viernes, ha trascendido una imagen de los grafiteros pintando en pelotas un vagón de la L-9 o L-10. En la imagen que circula por las redes se ve a un chico desnudo encaramado a uno de los convoyes llenándolo de pintadas. En las vías, con el tren parado, otro joven desnudo y otro vestido y con capucha graban la escena. Desde TMB admiten que se trata del metro barcelonés, pero dudan que la foto sea reciente.

1.300 VAGONES ATACADOS

Solo en 2017, en el metro de Barcelona hubo 531 actos vandálicos y se pintaron 1.300 vagones. TMB invierte este año 24,6 millones en seguridad, un millón más que en 2017. Pero ni así se ha podido frenar la presencia de los grafiteros. García reclama una "vigilancia más activa" de Mossos y Guàrdia Urbana. Los operadores ferroviarios españoles reclaman tambiñen más protección a los poderes públicos. Los ataques han crecido un 50% entre 2016 y 2017, hasta los 27.000 en toda España. Los operadores ferroviarios han planteado "un nuevo ilícito penal específico para los daños ocasionados en los medios de transporte público, atendiendo a su impacto social, ambiental y económico"