El resultado abrumador de la votación vecinal sobre la superilla, con un 87 % de votantes contrarios a la infraestructura, ya tiene sus primeras consecuencias. Todos los grupos de la oposición han salido en bloque a cargar contra el Ayuntamiento de Barcelona por su gestión de este asunto, su empecinamiento en mantener el proyecto pese a la oposición vecinal y la división que en el propio consistorio ha generado.

La Plataforma d'Afectats per la Superilla del Poblenou (PASP9) ha mostrado su satisfacción por el resultado y ha pedido al consistorio que dé marcha atrás en este proyecto. Su portavoz, Jordi Campins, lo tiene claro: “Ha sido un éxito y solo se puede hacer una valoración muy positiva. Que el 87 % de los vecinos haya votado en contra de la superilla demuestra que tenemos razón. Y no solo han sido los vecinos, también pusimos una urna para que la gente que sin vivir aquí trabaja en la zona diera su opinión. Y el 95 % votó en contra de la superilla ya que ha hecho bajar el volumen de negocio en la zona”.

Campins afirma que el siguiente paso, si no hay rectificación, será demandar al consistorio. “Nuestro siguiente paso será poner una acción prejudicial para que el ayuntamiento rectifique, Y si no lo hace, pondremos una demanda para que lo haga”.

De todas formas, afirma que no todo lo que ha traído la superilla al barrio es malo: “Han hecho las aceras más grandes y se ha mejorado el asfalto, pero aún así quedan muchas cosas por hacer. Lo que no es lógico es que se pongan zonas de juegos para niños en los cruces de las calzadas. Para eso están los parques”.

PARTIDOS CONTRARIOS

Los partidos de la oposición han coincidido en criticar el proyecto del Ayuntamiento. Desde el PDeCAT, Jordi Martí, responsable de Urbanismo, ha acusado al consistorio de “estar malgastando recursos públicos en esta superilla. Se ha pervertido el concepto de superilla y es una grave irresponsabilidad del gobierno, se han invertido 400.000 euros en pintura, tiestos para árboles y poco más. Además el grupo de gobierno está dividido en este asunto. Nosotros queremos que se recupere el concepto de superilla que se hizo en la etapa anterior, con Xavier Trias como alcalde. Ahora pedimos al ayuntamiento que escuche a los vecinos”.

Interior de la Superilla del Poblenou / P.A.

Por su parte, Alberto Fernández Díaz, del PP, ha asegurado que “hay que suspender la prueba piloto de la superilla de Poblenou porque es un superfollón que Ada Colau ha tirado adelante sin evaluar el impacto de la misma ni en el comercio, ni en el tráfico, ni en el día a día de los vecinos”.

También Ciudadanos ha pedido la retirada del proyecto “que tiene el rechazo mayoritario de los vecinos”, según el regidor Koldo Blanco, “tanto de los que viven en la zona como de los viandantes. El resultado de la votación es muy útil ya que prueba que Colau miente cuando dice que la superilla cuenta con el apoyo de los vecinos”.