El coste anual para combatir la delincuencia y el incivismo en el transporte público de Barcelona asciende a 50 millones de euros, según Alberto Fernández Díaz, presidente del Grupo Popular en el Ayuntamiento de la Ciudad Condal.

Fernández ha expuesto las cifras del transporte público en 2017. Según el líder del PP, el coste de la limpieza por grafitis en el metro ascendió a 12 millones de euros. A esta cantidad sumó los 25 millones destinados a vigilantes de seguridad y los 13 millones que se dejan de ingresar por las 45.000 personas que se cuelan en el metro (9,5 millones) y el autobús (3,5 millones).

El presidente del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Barcelona ha explicado que el pasado año aumentaron un 8% las incidencias relacionadas con la inseguridad, registrándose un 47% más de denuncias por carteristas. En 2017 también se registraron 531 ataques a convoyes y estaciones.

MÁS POLICÍA

Fernández ha afirmado que los ataques van a más y pide una respuesta contundente, promoviendo “una verdadera policía de metro con más vigilantes de seguridad y más Mossos para acabar con la impunidad de carteristas, grafiteros y personas que se cuelan en el metro”. El concejal del PP ha remarcado que “la sanción administrativa es insuficiente” y aboga por “acudir al Código Penal con una reforma que endurezca la penas contra aquellos que no respetan el transporte público”.

Dos vagones del metro de Barcelona en un estado deplorable, tras el lanzamiento de huevos, mostaza y otros productos
Vagones del metro de BCN tras una guerra de huevos

Expuestos los datos del curso pasado, Fernández reclama un Plan de Seguridad para luchar contra la delincuencia y el vandalismo en el tranasporte público. Esta propuesta se debatirá el martes 27 de noviembre en el Pleno de AMB.