Innovación y publicidad son conceptos que, generalmente, acostumbran a ir de la mano. Los sistemas y soportes publicitarios se han actualizado y optimizado con el tiempo, superando múltiples limitaciones. Transportes Metropolitanos de Barcelona no ha querido quedarse atrás y, hace tan solo una semana, dio un paso más en cuanto a anuncios en el metro se refiere.

El nuevo sistema dinámico instalado en la línea 5 convierte las ventanas del suburbano en una ilusión óptica que simula vídeos retroiluminados, lo que provoca que un túnel se convierta en una pasarela publicitaria.

FUNCIONAMIENTO

Para lograr esta imagen, la firma Adtrackmedia, con la colaboración de Telefónica, fija en la pared del túnel una serie de columnas con tecnología led que reproducen los clips con una duración aproximada de unos 10 segundos.

Las 300 barras que se han instalado en el tramo de túnel comprendido entre las estaciones de Hospital Clínic y Diagonal, permiten que cuando el convoy circule a una velocidad de unos 50 km/h los usuarios puedan ver el spot en alta definición y con una cadencia de 30 frames por segundo.

NO ASEGURA EL ÉXITO

Pese a que desde TMB se garantiza que cuando los tres tramos publicitarios previstos estén en funcionamiento el retorno económico será, como mínimo, de 214.000 euros anuales, algunas agencias de comunicación no aseguran que este sistema sea sinónimo de éxito.

Es el caso de Ogilvy, una empresa del sector reconocida y premiada internacionalmente. El vicepresidente senior de Ogilvy en España y CEO de la compañia en Barcelona, Jordi Urbea, asegura que pese a que se trata de una "publicidad innovadora", no sabrán si este "sistema implantado por TMB es efectivo hasta dentro de un tiempo", cuando estén los "resultados sobre la mesa".

NO INVASIVO... DE MOMENTO

Para Urbea la nueva publicidad dinámica con la que cuenta el suburbano no es un "sistema invasivo teniendo en cuenta que los espacios del metro ya albergan mucha publicidad". En esta línea, afirma que seria invasivo si "la empresa de transportes pidiera según que datos de los usuarios durante su trayecto para mandarles impactos publicitarios o hacer algún otro uso de estos datos".

publi tunel metrobcn prova opt (1)
Usuaria visualizando un spot en el metro / TMB

Desde la agencia de marketing online Brandominus, tampoco creen que, con las condiciones actuales, se trate de publicidad invasiva. "Consideramos invasiva la publicidad cuando está interrumpiendo tu vida", asegura una fuente de la compañía. En cambio, continúa, "sí lo sería si apagaran las luces del metro" al mismo tiempo, interrumpiendo una acción que puede estar haciendo un pasajero como, por ejemplo, "leer un libro".

Así, esta publicidad dinámica no es un sistema de carácter invasivo pero sí cuenta con la posibilidad de pasar a serlo en cualquier momento mediante métodos como la petición de datos en el transcurso del trayecto u otras acciones que interrumpan al pasajero para focalizarlo en los spots.

MOLESTO PARA ALGUNOS PASAJEROS

Pese a que algunos viajeros se muestran satisfechos con este nuevo modelo publicitario, especialmente si reporta un beneficio económico "para financiar el transporte", hay otras voces de carácter discrepante que no están tan conformes con el sistema implantado por TMB.

Es el caso de Víctor y Marta, dos usuarios habituales de la línea 5 del suburbano que parecen no compartir esta metodología. Para Víctor, el suburbano cuenta con "un exceso de publicidad" y no ve la "necesidad" de "tener que verla también dentro del vagón del metro". Pese a que Marta, por su parte, asegura viajar "distraída con el móvil" en el suburbano, considera que es "molesto" estar "forzada a ver anuncios" al tratarse de un transporte que circula "bajo tierra". "El metro es un show. Como nos distraigamos mucho, los carteristas nos lo quietarán todo", sentencia Roger.

Con todo, la nueva publicidad dinámica del metro conlleva opiniones opuestas entre los pasajeros, no asegura que el retorno económico sea tan positivo como el anunciado por TMB y, pese a que por el momento no se estaría incurriendo en una praxis invasiva, podría llegar a serlo si se aplicaran ligeras modificaciones.