Cabify ha vuelto a medio gas a Barcelona, tras un mes de ausencia, y con menos oferta que antes de que entrara en vigor el decreto de la Generalitat que obliga a las empresas con licencia VTC a ofrecer sus servicios con 15 minutos de precontratación.

El regreso se ha producido con polémica, pues Cabify ha utilizado, en palabras del presidente de la patronal de las VTC, Unauto, en Cataluña, Josep Maria Goñi, un “agujero legal” para sortear la precontratación. Goñi señala en declaraciones a Metrópoli Abierta que el decreto “está lleno de agujeros por los cuales se podrían colar Uber, Cabify y cualquier otra empresa del sector”.

INDEFENSIÓN CON EL DECRETO

Goñi denuncia que el decreto se “ha hecho sin consultar a nadie para contentar a los taxistas” y que está lleno de imprecisiones. “En el caso de que se desarrollara este decreto por la vía de un reglamento, como es preceptivo, nosotros podríamos llevar inmediatamente esta orden al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC ) y ahí sí que lo tumbaríamos por la vía de atrás, porque todo el mundo sabe que es ilegal. Pero lo han aprobado de una manera que saben que vulnera la defensa del afectado”, denuncia el presidente de Unauto en Cataluña.

Desde Unauto todavía esperan una respuesta de la Generalitat a los tres requerimientos por escrito que han presentado. Uno del 10 de febrero, otro 20 febrero y otro de principios de marzo. “Ellos dicen que nos han contestado, pero no hemos recibido nada”, señala Goñi. Oficialmente, no se han producido contactos entre la Generalitat y Unauto, aunque extraoficialmente mantienen una comunicación constante.

PÉRDIDAS MILLONARIAS

Mientras, desde Unauto han activado un contador que cuantifica al minuto las pérdidas económicas que el decreto de la Generalitat les está provocando desde su entrada en vigor y posterior salida de Barcelona. Pronto estará disponible en una plataforma web que activarán para redoblar la presión sobre las autoridades catalanas.

Por ahora, Goñi señala que ya han dejado de ingresar 35 millones de euros y advierte que si los tribunales les dan la razón y derogan el decreto, la Generalitat deberá indemnizarles por el dinero perdido, una cantidad millonaria que se deberá costear con el dinero público.

SENTENCIAS FAVORABLES

Unauto se basa en dos sentencias, del Juzgado Mercantil número 3 de Barcelona en 2018 y de la Audiencia Provincial de Madrid de febrero de este año, que desestiman que Uber y Cabify hagan competencia desleal al sector del taxi. Defienden que son dos servicios diferentes y lamentan que los taxistas no acepten las decisiones judiciales y les acusen de tener comprados a los magistrados.

Según Goñi, la medida no gusta a los barceloneses y destaca la “cantidad de gente que está en contra de que se les prohíba poder elegir”, algo que constata el tercer barómetro del Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta.