Tras años de espera, unos 10, el metro llegará por fin este sábado a los barrios de la Marina. A las 15.00 horas entrará en funcionamiento la línea L10 Sur del metro con dos nuevas estaciones, las de Foc y la Foneria, situadas en el paseo de la Zona Franca, en los barrios de la Marina del Prat Vermell y la Marina del Port.

La línea L10 sur, que funciona de manera automática sin conductor, incluye cinco estaciones de metro, de las que tres Can Tries/Gornal, TorrassaCollblanc prestan servicio ya desde 2016 como parte de la nueva L9 Sur y ahora abren las de Foc y Foneria. Desde la nueva L10 Sur, los viajeros podrán conectar con la L1 en la parada de la Torrassa, y con la L5, en la estación de Collblanc. 

4,5 KILÓMETROS

Las cinco estaciones de la nueva línea serán totalmente accesibles a personas con movilidad reducida y estarán equipadas con puertas automáticas en los andenes. El recorrido de la nueva línea será de 4,5 kilómetros de los que 2,5 son nuevos, desde la bifurcación Can Tries/Gornal hasta Foc. La infraestructura cuenta con otro 1,6 kilómetros de vía doble que los trenes utilizan para las maniobras de cambio de sentido. El trayecto entre las cinco estaciones, desde Foc a Collblanc, dura unos nueve minutos.

Una vez inaugurada, la nueva línea funcionará entre las 5.00 horas y medianoche, los días laborables; hasta las 2.00 de la madrugada los viernes y vísperas de festivos, y de manera ininterrumpida, los sábados y las vigilias singulares. El intervalo de trenes será de más de siete minutos los días laborables. En el tramo que comparte con la L9 Sur, los trenes se alternarán en los mismo andenes y se tendrán que distinguir por la destinación, que se anunciará en las pantallas informativas.

PRIMER PASO

El acto inaugural de la nueva línea tendrá lugar este sábado poco antes de la entrada en servicio de los nuevos trenes. Al acto está previsto que asistan el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau

La llegada del metro a los barrios de la Marina es, sobre todo, una victoria de los vecinos, que hacía más de cuatro décadas que lo reivindicaban. El regidor de ERC, Alfred Bosch, ha dicho este viernes que la apertura de estas estaciones es un primer paso y se ha comprometido a trabajar hasta finalizar la línea. Cuando la línea esté completada, la línea unirá cinco municipios metropolitanos.

El concejal popular, Alberto Fernández, ha valorado como "una indecencia" la asistencia de Torra a la inauguración porque el Ayuntamiento ha tenido que pagar buena parte del proyecto, unos 44 millones que correspondían a la Generalitat.

La teniente de alcaldía, Janet Sanz, ha sacado pecho y ha recordado que la infraestructura se ha podido completar por "priorizar las demandas vecinales" y poner un dinero que correspondía al gobierno autonómico. Sanz ha reclamado a Torra que ponga un calendario a las próximas actuaciones para completar las línea 9 y 10.