Tras 40 años de reivindicaciones vecinales, el metro ha llegado por fin a los barrios de La Marina del Prat Vermell y La Marina del Port. O lo que es lo mismo al paseo de la Zona Franca. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, han inaugurado este sábado las dos nuevas paradas de la línea L10 Sur, Foc i Foneria, que permitirá a los vecinos de estos barrios conectar con las líneas L1 (Torrassa) y L5 (Collblanc)

Tanto Torra como Colau se han disculpado ante los vecinos por el largo retraso de las obras. Según Colau, ha sido una "auténtica vergüenza" que estos barrios hayan tenido que esperar tanto tiempo en disponer de metro. La alcaldesa ha dicho que son necesarias obras como ésta para luchar contra las desigualdes "y no haya barrios de primera y de segunda". 

119 MILLONES

Aunque la construcción de las líneas de metro corresponden a la Generalitat -el tramo central de la L9 lleva años parado-, la L10 Sur es una realidad porque el Ayuntamiento de Barcelona avanzó los más de 40 millones necesarios para culminar los trabajos. El consistorio y el Govern autonómico firmaron un acuerdo por el que la ciudad recibía solares y edificios como el Borsí del Gòtic a cambio de avanzar la citada cantidad. El actual conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, se ha comprometido a inaugurar, a principios del 2019, dos nuevas estaciones de la L10 Sur, en este caso las paradas de la Ciutat de la Justícia y de Provençana, en el término de Hospitalet. El coste total de la L10 Sur es de 119 millones.  

La línea L10 sur, que funciona de manera automática sin conductor, incluye cinco estaciones de metro, de las que tres Can Tries/Gornal, Torrassa y Collblanc prestan servicio ya desde 2016 como parte de la nueva L9 Sur y ahora abren las de Foc y Foneria. Las cinco estaciones de la nueva línea serán totalmente accesibles a personas con movilidad reducida y estarán equipadas con puertas automáticas en los andenes. El recorrido de la nueva línea será de 4,5 kilómetros de los que 2,5 son nuevos, desde la bifurcación Can Tries/Gornal hasta Foc. La infraestructura cuenta con otro 1,6 kilómetros de vía doble que los trenes utilizan para las maniobras de cambio de sentido. El trayecto entre las cinco estaciones, desde Foc a Collblanc, dura unos nueve minutos.

HORARIO

Una vez inaugurada, la nueva línea funcionará entre las 5.00 horas y medianoche, los días laborables; hasta las 2.00 de la madrugada los viernes y vísperas de festivos, y de manera ininterrumpida, los sábados y las vigilias singulares. El intervalo de trenes será de más de siete minutos los días laborables. En el tramo que comparte con la L9 Sur, los trenes se alternarán en los mismo andenes y se tendrán que distinguir por la destinación, que se anunciará en las pantallas informativas.

El PSC, a través del regidor en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, ha reclamado este sábado a la Generalitat un plan conjunto para completar las líneas L9 y L10. En opinión de Collboni, el plan debe concretar un calendario de ejecución y un presupuesto. Según el PSC, ambas líneas son "prioritarias" para la movilidad de Barcelona y su área metropolitana. Collboni ha puesto especial énfasis en la necesidad de completar el tramo central de la L9. Sin esta parte de la obra, la captación de nuevos usuarios se moverá en torno a un 20%, mientras que la inversión planificada hasta ahora es de un 80% Si no se compleeta la obra, los socialistas opinan que se habría pagado el 80% del coste total para únicamente captar un 20% de nuevos viajeros.