Los taxistas están estudiando todas las formas posibles para mejorar la calidad de su servicio. Desde hace tiempo pedían consenso sobre las tarifas. Es por eso que el Institut Metropolità del Taxi (IMET) ha puesto sobre la mesa la posibilidad de introducir una tarifa de precio cerrado, tal como hacían las aplicaciones Uber y Cabify. Este nuevo método se “incorporaría al sistema tarifario actual”, según ha especificado el organismo público a través de un comunicado.

De este modo, la tarifa utilizará los “algoritmos que actualmente usa la aplicación AMB Taxi Barcelona, que calcula el precio aproximado de un determinado trayecto”. Según resalta el instituto, el objetivo de la iniciativa es ofrecer a los usuarios “la opción de pedir un taxi a precio cerrado para incentivar el uso de las nuevas tecnologías”. Con eso, el IMET pretende dar un paso más en la trasparencia del sistema tarifario y “romper” con la incertidumbre que puede tener el usuario del taxi en el momento de cogerlo.

TENDRÁ QUE APROBARSE EN EL PLENO

Sin embargo, esta propuesta se tiene que aprobar en el Pleno del Consejo Metropolitano y ser aprobada posteriormente por la Comisión de Precios de la Generalitat de Catalunya. Antes de eso se presentará en el próximo Consejo de Administración del IMET.

Cabe recordar que las aplicaciones Uber y Cabify ya no operan en Barcelona desde el pasado 1 de febrero, tras el decreto ley de la Generalitat de Catalunya. Establece que los vehículos VTC deberán fijar un periodo de precontratación de al menos 15 minutos, un tiempo que será ampliable hasta una hora en caso que los organismos competentes así lo considere.

Por otro lado, además del tiempo de precontratación mínima, el decreto ley introduce la supresión de la geolocalización y medidas para evitar que estos coches VTC se mantengan circulando vacíos.