ARCHIVADO EN:

De nada ha servido la reunión de urgencia convocada por el departamento de Trabajo de la Generalitat este domingo. Tras cinco horas de negociación, Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) y los sindicatos de los trabajadores del Metro de Barcelona no han logrado un acuerdo. De este modo, tal como se había anunciado, llevarán a cabo una huelga en el suburbano coincidiendo con el Mobile World Congress (MWC), entre el lunes y el jueves, dificultando los desplazamientos en la ciudad.

Para afrontar los paros, la Generalitat ha decretado servicios mínimos. Durante las horas punta el Metro funcionará al 50 %, mientras que en el resto de franjas horarias, los servicios mínimos serán del 30 %. Es decir, entre las 06:30 y las 09:30 horas, el servicio del metro funcionará al 50 %, igual que entre las 16 y las 20 horas.

EL AMIANTO, EL DETONANTE DE LA HUELGA

Los trabajadores quieren protestar por la presencia de amianto en el Metro, pese a las negativas de TMB. El comité de empresa de metro denunció hace días que un extrabajador de ese servicio había muerto a causa de un cáncer relacionado con el amianto. Este sábado, en plena tensión por la huelga, salieron a la luz dos nuevos casos de dos trabajadoras que sufren afectaciones en su pleura por exposición al amianto.

Por su parte, TMB ha advertido de que los paros de dos horas por turno tendrán "efectos graves" en el servicio y perjudicarán "la reputación de la ciudad", y ha calificado de "insuficientes" los servicios mínimos de la Generalitat.

GSMA, la entidad organizadora del MWC, tiene preparado un plan de contingencia "integral" para garantizar que los asistentes a la cita puedan llegar a la feria sin problemas. El plan prevé la puesta en marcha de un servicio especial de autobuses, contratado a TMB, que conectará durante los cuatro días del Mobile de 7 a 21 horas el recinto ferial de Gran Via con el de Montjuïc, donde tendrá lugar el evento 4YFN y el Women4Tech.