El Comité de Empresa del Metro de Barcelona ha reclamado a la Inspección de Trabajo que actúe de manera urgente para intentar aclarar cuanto antes cuáles son los protocolos que deben utilizar para evitar problemas en el caso de la detección de amianto. El comité presentó hace casi un mes una denuncia ante la inspección, en la que se pedía que se levantara un acta de infracción, pero por el momento no se ha hecho nada al respecto.

En la denuncia presentada ante la Inspección de Trabajo, el comité hace constar que “tras solicitar los protocolos de trabajo de la empresa contratada para la retirada del amianto en los que se establezcan los riesgos y medidas preventivas (individuales, colectivas, señalización, etc)” que deben adoptar los trabajadores, nadie les ha puesto al corriente de las medidas que se deben adoptar para minimizar los riesgos en caso de contacto con el amianto.

SIN PROTOCOLOS

Además, en la denuncia se hace constar que la empresa no ha adoptado ningún protocolo o procedimiento que indique cómo se debe actuar en caso de que se produzca un accidente o descarrilamiento de los trenes en los que se ha detectado la presencia de amianto y que continúan en circulación.

Además, según consta en la denuncia, la dirección ha incumplido sus obligaciones en materia de seguridad y salud, en los que se refiere a los trabajadores con riesgo de exposición al amianto, ya que es el empresario el que debe garantizar una vigilancia adecuada y específica de la salud de los trabajadores expuestos al amianto.

Los trabajadores sí han logrado que la empresa someta a todos aquellos que han podido estar en contacto con el amianto a los análisis médicos necesarios para conocer si su salud puede verse afectada por este contacto.