ARCHIVADO EN:

El pleno municipal volverá a votar la conexión del tranvía por la Diagonal este enero. El gobierno de Ada Colau presiona de esta manera a ERCCUP para que se posicionen a cuatro meses de las elecciones sobre un proyecto al que, por distintos motivos, ambos partidos votaron en contra hace unos meses. Según la teniente de alcadía, Janet Sanz, el 62,9% de los barceloneses están a favor de la conexión. "Hay una mayoría social a favor de la conexión y hay un amplio consenso entre los técnicos".

La responsable de Urbanismo e Infraestructuras del gobierno de Colau ha dicho que un 70% de los votantes de ERC y cerca del 90% de los partidarios de la CUP están a favor del tranvía por la Diagonal y el ejecutivo municipal quiere aprovechar los cambios de liderazgo que se han producido -o se producirán- en estas formaciones para sondearlas de nuevo y desgastarlas de cara a los comicios de mayo si se siguen manifestando en contra.

EN ABRIL, DESCARRILÓ

El pasado abril, la conexión del tranvía por la Diagonal descarriló con los votos en contra de PDeCAT, PP, Ciutadans, ERC y CUP, 25 regidores sobre los 41 del pleno municipal. Unos partidos en las antípodas en la mayoría de cuestiones se pusieron de acuerdo para enterrar uno de los proyectos estrella de Colau. Ahora, el proyecto del tranvía parece que asoma de nuevo la cabeza y habrá que esperar si solo queda en eso o acaba siendo aprobado.

ERC, que llevaba en su programa electoral la unión del tranvía desde Glòries a Verdaguer, se negó a avalar la conexión en primavera porque no quería beneficiar a la empresa privada TRAM, que ahora gestiona el Trambesòs y el Trambaix, ante el probable aumento de pasajeros del tranvía. La concesión a la empresa TRAM no finaliza hasta el 2032 y rescatarla puede costar a las arcas públicas hasta 400 millones de euros. Por su parte, la CUP votó en contra ante la negativa a rescatar la concesión privada y porque no se apostaba por la gestión pública del tranvía.

A FAVOR EN EL PARLAMENT

Sanz ha explicado que el gobierno municipal ha decidido desencallar el proyecto del tranvía también porque el pasado 8 de noviembre el Parlament de Catalunya se posicionó a favor del plan. Aquella moción, presentada por los comuns, se aprobó con los votos favorables de Catalunya En Comú Podem, ERC, PSC y Ciutadans, mientras que Junts x Catalunya y CUP se abstuvieron, y PP se posicionó en contra. Curiosamente, tanto ERC, Ciutadans como CUP mantienen posiciones diferentes en el Parlament y en el Ayuntamiento. 

La teniente de alcaldía ha asegurado que se ha empezado a hablar con algunos partidos de la oposición. Según ella, ERC está analizando los resultados del barómetro municipal y espera que se posicione pronto. "Sus votantes no entenderían un posicionamiento negativo", ha dicho Sanz. Actualmente, en Barcelona ERC está liderada por Ernest Maragall, que ha sustituido a Alfred Bosch. Bosch se mostró siempre muy reacio a la conexión para no dar aire a Colau en su carrera electoral y ahora habrá que ver qué papel asume Maragall. El papel que asumirá la CUP también es por ahora una incógnita. A cuatro meses y medio de los comicios, la formación no ha elegido a su candidato a la alcaldía -se sabrá en febrero- y es probable que el sentido del voto lo acabe decidiendo el grupo municipal tras una consulta con sus bases.

NO ES UNA PRIORIDAD PARA VALLS

Sanz se ha dirigido también a Manuel Valls para que se posicione sobre la conexión del tranvía por la Diagonal. Sin embargo, el candidato de una plataforma transversal que cuenta con el apoyo de Ciutadans, ya dijo en una reciente entrevista en Metrópoli Abierta que la conexión no es una prioridad para ellos. "Es importante escuchar a los expertos porque la implementación del tranvía por el tramo central de la Diagonal podría comportar un colapso viario en muchos cruces y calles adyacentes, como Muntaner, Aribau o Balmes. La mejor alternativa podría ser el autobús eléctrico de alta capacidad. La unión del tranvía supondría una barrera para la Diagonal".

El Ayuntamiento asegura que el trabajo técnico está hecho y que la conexión del tranvía por la Diagonal "es una cuestión de voluntad política". La edil ha subrayado que un posicionamiento político del pleno bastaría para desencallar la primera fase de la unión, que es ampliar el Trambesòs desde Glòries hasta Verdaguer. Sanz cree que ahora o más adelante, la unión de los tranvías que se acabará ejecutando. "Hay un acuerdo con la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) con la Generalitat y con otros consistorios del área metropolitana para unir el tranvía", ha afirmado.