El gobierno de Ada Colau llevará al pleno municipal del 23 de febrero unir el tranvía desde la plaza de las Glòries hasta Jacint Verdaguer por la Diagonal. La propuesta de los comuns, una colaboración entre el Ayuntamiento y la Autoritat del Transport Metropolità (ATM), establece que la financiación será pública y que la administración aumentará su participación en la gestión de la infraestructura. La alcaldesa presiona de este modo a Alfred Bosch con el tramo que ERC llevaba en el programa electoral para que vote afirmativamente.

El plan que se ha puesto sobre la mesa también plantea que la tarifa técnica --la contraprestación que paga la Generalitat a las concesionarias por la inversión realizada-- deberá calcularse en función de los nuevos usuarios y a año vencido, según la teniente de alcalde Janet Sanz. Antes del pleno del día 23, la proposición pasará este miércoles por la comisión de Urbanismo. Probablemente, las posiciones de los grupos municipales no quedarán claras hasta pocas horas antes del pleno de la próxima semana.

Con esta propuesta, Colau quiere presionar a PSC y ERC, los partidos que pueden permitirle aprobar la conexión del tranvía por la Diagonal. PDeCAT y PP ya han manifestado que votarán en contra, Ciutadans no ha decidido que hará (aunque siempre ha estado más cerca del no) y la CUP sólo se inclinará por el voto afirmativo si se apuesta por una gestión pública en toda la red desde el minuto uno, algo ahora casi imposible porque rescatar el Trambesòs y el Trambaix, en manos privadas, cuesta entre 200 y 400 millones

Este mismo martes, el PSC ha indicado que la unión del tranvía es "un proyecto estratégico de ciudad que se tiene que llevar a cabo con consenso político y social". El concejal Jaume Collboni ha manifestado que condiciona el voto favorable de los socialistas a que el gobierno lleve al pleno un acuerdo que permita el consenso del máximo número de grupos políticos para conectar el tramo entre Glòries y Verdaguer.

PROYECTO EJECUTIVO

"No me imagino a ERC ni a Alfred Bosch votando lo mismo que el PP y Alberto Fernández, ante una propuesta que es una mejora del transporte público metropolitano", subraya Sanz. ERC ha indicado en diferentes ocasiones que sólo votará a favor de la conexión del tranvía si tiene el proyecto ejecutivo en las manos y se concreta una gestión y una financiación que evite beneficiar a la empresa privada Tram. Este martes ERC no ha concretado su posicionamiento ante la propuesta formulada por el gobierno municipal, que recoge el tramo que los republicanos llevaban en su programa electoral.

Los comuns opinan que si el pleno aprueba la próxima semana la conexión del tranvía, este mandato dará tiempo de desarrollar el protocolo y el convenio de financiación, y terminar los proyectos constructivos ferroviarios y de urbanización, para después llevarlo a licitación, de la que dependerá la fecha de la puesta en funcionamiento del tramo. Colau quiere conectar toda la Diagonal, pero se empieza por el tramo entre Glòries y Verdaguer porque es el que tiene más consenso.