La plataforma Salvem el Bus 41 tendrá, finalmente, una línea de bus que sustituirá a la desaparecida 41 a causa de la implantación de la red ortogonal. Esta semana, el Ayuntamiento de Barcelona se ha comprometido a poner en marcha un bus que recorrerá los puntos principales de la ruta que antiguamente hacia el bus 41. El nuevo servicio, "un bus del barrio", se pondrá en marcha a finales de año, según fuentes municipales. Tras 10 meses de protestas vecinales, y a las puertas de una campaña electoral, el gobierno de Ada Colau ha cedido a la presión.

El bus 41 iba desde la plaza de Francesc Macià hasta la plaza de Catalunya. El servicio de TMB pasaba junto al CAP de Manso y el Hospital Sagrat Cor y era un bus muy utilizado por personas mayores, que ahora se ven obligadas a hacer transbordo para llegar a sus destinos. El 41 fue sustituido por el V9 y dejó de parar en puntos estratégicos de la izquierda del Eixample. Ahora, el nuevo servicio completará la ruta del V9 y parará en los citados equipamientos sanitarios, pero también cerca del CAP Borrell, el Hospital Clínic y los mercados del Ninot y de Sant Antoni.

El recorrido del nuevo bus que sustituirá a la línea 41.Recorrido del nuevo bus, que entrará en funcionamiento en diciembre y sustituirá al 41 / SALVEM EL BUS 41

COMPROMISO FIRMADO

El nuevo servicio subirá por la calle de Calàbria, pasará por París, la avenida de Sarrià, la plaza de Francesc Macià y las calles de Villarroel, Tamarit y Manso. Fuentes de la plataforma Salvem el Bus 41 explican que el Ayuntamiento les presentó cinco itinerarios y que el elegido es el que más se ajusta a las necesidades del barrio. La próxima semana, estos vecinos, que representan a unas 6.000 personas, esperan disponer del compromiso firmado de que el bus se pondrá en marcha a pesar de que se produzca un cambio de gobierno en las elecciones de mayo.

Desde el consistorio, las fuentes consultadas aseguran que el servicio lo prestará un único vehículo, que tendrá una frecuencia de paso de 35 o 40 minutos. Los vecinos opinan que es totalmente insuficiente y reclaman que el bus circule cada 15 minutos. "Es nuestra próxima lucha", afirman desde la plataforma. El Ayuntamiento se ha comprometido a seguir negociando este aspecto y a no retirar el vehículo aunque lo use poca gente, según los integrantes del colectivo.

La regidora de Movilidad y presidenta de Transportes Metropolitanos de Barcelona, Mercedes Vidal, ha dicho que es "una línea que se ha diseñado teniendo en cuenta las necesidades de los vecinos y que será un complemento a la nueva red que se está poniendo en marcha en la ciudad".