ARCHIVADO EN:

¿Es posible ir en bici por el túnel de Vallvidrera? La respuesta es sencilla: por ahora, no. Sin embargo, pedalear por la infraestructura que une el Vallès con Barcelona podría ser una realidad. Una iniciativa, impulsada por la plataforma BikeVidrera, propone la construcción de un carril bici en el túnel de servicios que circula paralelo al de circulación viaria y que se encuentra en Barcelona

El túnel de servicios tiene una longitud de 2,5 kilómetros y fue construido "en los años 70, para probar la viabilidad de la montaña. Cuando se proyectaron los actuales túneles, se decidió utilizarlo como túnel de servicios y de emergencias", según los datos que figuran en el texto expuesto en Change.org para recoger firmas favorables a la propuesta. Al cierre de esta edición, la idea había recogido más de 3.000 rúbricas.

LA PRIMERA IDEA, UNA ANTIGUA MINA

Una de las personas que está detrás de la iniciativa es Jaume Valldeperas, vecino de Sant Cugat y ciclista amateur. Hace un año y medio, Valldeperas tuvo la idea de unir el Vallès y Barcelona en bici atravesando una vieja mina, la Grott, por la sierra de Collserola. Sin embargo, la iniciativa quedó aparcada porque era demasiado estrecha y no cumplía con los requisitos normativos actuales.

Lejos de olvidarse, hace unos meses, Valldeperas contactó con el despacho de arquitectos Batlle y Roig, autores del carril bici que une la Diagonal con Esplugues, que fue quienes le plantearon intentar hacer el carril bici en el túnel de servicios del túnel de Vallvidrera. La via ciclista entre Barcelona y Esplugues ha sido todo un éxito y en un año ha sido utilizada por cerca de 300.000 ciclistas.

Según BikeVidrera, para destinar el túnel de servicios a un uso ciclista serían necesarias llevar a cabo unos trabajos de adaptación, principalmente en los accesos, pero la plataforma considera que en un momento en que se está replanteando la movilidad urbana, tiene todo el sentido del mundo rehabilitar un túnel ya existente para darle un uso ecológico y sostenible.

VISITA TÉCNICA

Tras contactar con la alcaldesa de Sant Cugat, BikeVidrera consiguió que hace unos días técnicos del Departamento de Territorio de la Generalitat, el Ayuntamiento de Sant Cugat y Tabasa, la empresa concesionaria que explota la infraestructura, visitaron el túnel. Valldeperas explica que la conclusión es que "técnicamente la adaptación es posible". Llevar a cabo el proyecto dependerá de la voluntad política y empresarial que haya.

El Ayuntamiento de Sant Cugat ve con buenos ojos el proyecto, pero el de Barcelona y la Generalitat no se han mojado. Valldeperas opina que la implicación del Ayuntamiento barcelonés es fundamental porque las dos bocas del carril bici estarían en la capital catalana, concretamente en Sarrià y la Baixada de Vallvidrera. "La idea es construir el carril bici paralelo al primer túnel de Vallvidrera, el más largo de todos", concluye.