ARCHIVADO EN:

Sacarse el carné de conducir ha sido, es y será el objetivo principal de todas las personas mayores de 18 años para hacer el salto a la edad adulta. Aunque en España los habitantes puedan acceder a conducir una motocicleta con 15 años, o un ciclomotor con 16, esperarse hasta la mayoría de edad para pilotar un vehículo es lo que hacen la gran mayoría de personas.

Primero buscar una autoescuela, después pagar -siempre pagar-, examen teórico y, si apruebas a la primera, empiezas con las deseadas y temidas prácticas de coche. Una vez has cumplido con las órdenes del profesor, te lanzas a por el examen práctico. Según los últimos datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), el año pasado el 73% de los alumnos que se examinaron suspendieron en su primer intento.

CAMBIOS EN EL EXAMEN

Hace unos meses la DGT se puso más dura. El organismo acotó que se realizarían cambios que afectarían tanto a la formación del aspirante como al procedimiento de examen, que pretende ser más riguroso y exhaustivo, buscando una mejor preparación de los conductores. En este sentido, los alumnos deberán realizar una formación teórica para la obtención del permiso de conducir que constará de al menos ocho horas presenciales de clase en la autoescuela. Además, se incluirán testimonios de víctimas de accidentes que ayuden a la concienciación de los aspirantes, tal como indica Pere Navarro, director de la DGT. 

Para el carné práctico el tiempo se dilatará. Tras el primer suspenso, los aspirantes tendrán que esperar un mínimo de 15 días para volver a realizarlo, entre la segunda y tercera el plazo será de al menos 30 días y en las consecutivas deberá haber un margen mínimo de 20 días. Además, entre uno y otro intento, el alumno recibirá como mínimo cinco clases prácticas más.

PRECIO

Alrededor de 1.000 euros. Desde la autoescuela RACC de Barcelona señalan que cada alumno se gasta unos 1.000 euros en obtener el carné. Entre la teoría, las prácticas, el derecho a subir a examen y las pruebas médicas, la cifra puede subir un poco más. Las prácticas rondan los 35 euros la hora y un alumno, de media, realiza unas 25. Para acceder al examen, cada aspirante tiene que pagar unos 300 euros y antes debe hacerse las pruebas médicas, que cuestan unos 50 euros más.

 

 

ZONAS DE EXAMEN

En Barcelona hay siete zonas de examen. Son siete puntos de salida o de encuentro con el examinador. La circulación por estas zonas puede ser tanto urbana como interurbana y en ocasiones el examen puede llegar hasta ciudades colindantes de la capital catalana como Esplugues de Llobregat o Hospitalet de Llobregat. La primera zona es en Sants, la segunda en Pedralbes y le siguen los puntos de Camp del Barça, Poble Sec, Montjuïc y La Maquinista.

¿POR QUÉ SUSPENDEN LOS ASPIRANTES?

En Barcelona “no hay sitios más fáciles que otros”, como señala Carlos Guildes, profesor de autoescuela desde hace más de 30 años, sino que en muchas ocasiones son los nervios o la poca visión de los alumnos, puntualiza. "Las distracciones al volante son constantes, y más cuando están bajo tensión".

Además, el profesor recuerda que muchos futuros conductores quieren "lanzarse" y "subir a examen" cuando todavía no están preparados. Las premuras también explican que los suspensos en conducción vayan al alza.