Las VTC no han dicho su última palabra en Barcelona. Tras la salida de Uber y Cabify, principales empresas del sector, la compañía española ha adaptado su modelo de negocio a las nuevas exigencias establecidas por la Generalitat para volver a operar en la capital catalana.

Tras las nuevas exigencias de obligado cumplimiento, entre las que se contempla una precontratación de 15 minutos, el sector de los VTC sufrió un gran revés en Barcelona. Cabify, por su parte, se ha impuesto a esta traba regresando así mañana a la ciudad.

300 VEHÍCULOS

En su vuelta, la empresa contará con 300 vehículos para desarrollar su servicio. De esta manera, sus usuarios antes de su marcha el pasado 31 de enero podrán volver a utilizar la aplicación en la capital catalana.

MÁXIMA ATENCIÓN ENTRE LOS TAXISTAS

Tito Álvarez, fundador de Élite Taxi, ha explicado que los taxistas se sienten manipulados y engañados ante este anuncio, y afirma que en el sector tenían claro que la compañía de VTC no se iba a ir de Barcelona: "Siempre hemos tenido claro que Cabify no se iba a ir porque tienen demasiado dinero invertido para irse por 15 minutos y la geolocalización".

El principal portavoz del sector del taxi ha acusado a Uber y Cabify de "dedicarse a la piratería", y ha advertido que los taxistas estarán muy atentos ante lo que pase, vaticinando futuras movilizaciones si no se cumple la nueva normativa catalana: "Estaremos con los ojos bien abiertos, muy encima de que se cumpla la normativa. Si no se cumple, volveremos a las movilizaciones", ha afirmado Álvarez.